Proteger la lactancia

Son muchos los estudios que muestran y confirman la causalidad directa entre la lactancia materna y mejor salud de madres y niños.

03 Agosto 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Desde el  1 de agosto hasta el día 7 se conmemora mundialmente  la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Este año el lema es “Construyendo alianzas para proteger la lactancia: por el bien común, sin conflictos de interés”, propuesto por WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), que trabaja junto a la OMS y Unicef.

Cada año se dedica esta semana para difundir los beneficios de la lactancia materna, tratar  de concientizar sobre los múltiples beneficios de la misma, tanto para el niño como para la madre. Es, sin ninguna duda, uno de los medios más eficaces y menos costosos para asegurar que madres y niños pequeños alcancen un mejor nivel de salud.

Es una fecha importante que se conmemora en más de 170 países, incluido Chile, al  enmarcarse en un nuevo aniversario de la Declaración de “Innocenti”, firmada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en agosto de 1990 sobre la protección, el fomento y el apoyo de la lactancia materna.

La recomendación de médicos, pediatras y nutricionistas en general en cuanto a la alimentación del recién nacido hasta los 6 meses es la de la lactancia materna exclusiva, lo cual quiere decir que el bebé recibe como alimento sólo leche materna y ningún otro tipo de solidos o líquidos, excepto algún suplemento indicado en casos especiales por el médico.

De acuerdo a algunas conclusiones incluidas en un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, Unicef y la ONG Global Breastfeeding Collective, el cual se presentó el lunes pasado, con la intención de dar inicio a las actividades de celebración de la Semana Mundial sobre Lactancia materna, si se lograse que el 50% de los recién nacidos se alimentara exclusivamente hasta los seis meses de la leche materna, se podría salvar la vida a 823.000 niños y a 20.000 mujeres cada año, y se podrían ahorrar más de 300.000 millones de dólares anuales.

Incluso, el estudio reconoce que ningún país en el mundo cumple con los estándares recomendados por la OMS y Unicef sobre lactancia materna, y que solo algunos lo hacen de forma parcial. Es decir, revela que de 194 naciones estudiadas, solo 23 tienen tasas de lactancia exclusiva hasta los seis meses de más de un 60%, y que solo el 40% de los niños de 24 semanas amamantan de forma exclusiva.

Chile no está entre los países que “cumplen”, por ello la principal  recomendación que entregan las matronas, los gineco-obstetras y las pediatras del Hospital San Juan de Dios de Cauquenes  es  incentivar a los padres que alimenten a  los recién nacidos exclusivamente de leche materna hasta los seis meses.

Por tanto, el establecimiento de salud provincial, junto con la atención primaria, entienden que la lactancia materna es una de las inversiones más efectivas. Son muchos  los estudios que muestran y confirman la causalidad directa entre la lactancia materna y mejor salud de madres y niños.

Incluso, si la mayoría de niñas y niños se alimentaran sólo con leche materna –los primero seis meses- desde la OMS afirman que ese acto ayudaría a reducir los gastos sanitarios, al crecer niños sanos.

Por tanto, es preciso sumarse a incentivar la lactancia materna, pues no sólo contribuye en el apego madre-hijo/a, sino que también se colabora a que en el país mejore la salud.