Proyecto Mauco

Si bien todavía es prematuro hablar de conclusiones, la toma de diversos exámenes a lo menos permiten observar a la fecha algunas tendencias, por ejemplo, ligadas a la obesidad y el sobrepeso

20 Diciembre 2016   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Desde el 2014, la comuna de Molina ha sido el epicentro de un proyecto único en su tipo a nivel nacional: se trata del estudio Mauco, el cual busca conocer las causas relacionadas al desarrollo de una serie de enfermedades crónicas, que a la postre, son las que concentran los decesos de los chilenos.

Respondiendo a la cronología previamente establecida, durante la semana pasada, el equipo de profesionales tras la iniciativa, dio a conocer el segundo avance de lo investigado, lo que más bien se relaciona a algunas tendencias que han arrojado los exámenes, ya que se trata de un estudio que pretende abarcar un lapso mínimo de 10 años.

Si bien todavía es prematuro hablar de conclusiones, la toma de diversos exámenes a lo menos permiten observar a la fecha algunas tendencias, por ejemplo, ligadas a la obesidad y el sobrepeso, datos que han llamado la atención.

En ese contexto, según parámetros internacionales en salud cardiovascular (dieta, tiempo sedentario, tabaquismo, IMC, entre otros puntos), solo el tres por ciento de la población que hasta ahora se ha consultado, posee una dieta considerada “ideal”.

Asimismo, otra de las líneas arrojó que solo el 17 por ciento de la población estudiada está en niveles normales de peso. Desde el ámbito de la salud mental, el 23 por ciento de la población estudiada posee trastorno depresivo mayor, acentuada más en mujeres que en hombres. Este es un factor que en otros estudios de similares características aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y deterioro cognitivo.

Por ahora, las razones para que Molina sea una de las comunas del país que detenta las tasas más altas de riesgo para enfermedades crónicas en Chile, específicamente de enfermedades cerebrovasculares, cardiopatía isquémica y cáncer gástrico y a la vesícula biliar, solo caen dentro del ámbito de hipótesis.

Se habla de los químicos que se utilizan ligados a la agricultura, se habla de la calidad del agua, entre otros factores que en el papel podrían tener  algún grado de incidencia, incógnitas que precisamente Mauco busca dilucidar.

En total, se busca examinar a 10 mil personas entre 38 y 74 años y hacerles un seguimiento, con al menos un par de controles, los que además consideran la toma de muestras. A la fecha, dicha cifra se acerca a los siete mil habitantes, teniendo un déficit respecto a los varones, el cual necesariamente debe ser saldado.

Si bien aún restan varios años para su término, con un financiamiento que ya fue garantizado, el propio director del Centro de Estudios de Enfermedades Crónicas del Adulto en Chile (ACCDiS), Sergio Lavandero, manifestó lo “crucial” de poder “darle continuidad” al estudio Mauco, tomando en cuenta que en otros países, iniciativas de tal naturaleza incluso ya se han extendido por 60 años.