Prueba PSU y brechas educativas

La mejor de las suertes para todos los jóvenes de Talca y la Región del Maule que hoy rendirán la Prueba de Selección Universitaria

26 Noviembre 2018   13   Editorial   Gustavo Alvarado

Dos días claves en su futuro profesional vivirán hoy los 6 mil 241 estudiantes de cuarto año medio que rendirán la Prueba de Selección Universitaria (PSU) en la ciudad de Talca, y por supuesto, a nivel regional y nacional, cuando a primera hora se presenten en los colegios seleccionados para realizar este examen y, con ello, pasar a la educación superior.
Se trata de una prueba estandarizada que busca que los estudiantes demuestren haber alcanzado las destrezas y conocimientos que les permitan desenvolverse adecuadamente en las universidades y, posteriormente, en sus áreas de desarrollo profesional. Para ello, la PSU arroja un puntaje que permite calificar a los estudiantes por cada especialidad, esto es, lenguaje, matemáticas, historia y ciencias.
Los resultados se conocerán en diciembre próximo, dando paso a que los estudantes procedan a la postulación y posterior inscripción en las respecivas universidades. Ese será es el momento de evaluar no solo los resultados de cada postulante, sino que en términos generales, será la ocasión para saber en qué términos disminuyó o se amplió la brecha existente entre los estudiantes que provienen de colegios públicos y particulares.
En ese contexto, retornará un debate que año a año se deja escuchar entre expertos y autoridades sectoriales, respecto a la validez real de esta prueba para medir las aptitudes de los alumnos. En parte, existe consenso en que los estudiantes que llegan a la PSU con mejores notas tienen todo el derecho a que ello sea reconocido por el sistema de selección. Y así ocurre hoy, donde el promedio de notas de enseñanza media representa un porcentaje cada vez mayor al momento de postular a las universidades.
Ocurre que la experiencia práctica de las universidades es manifiesta en cuanto a que un joven que es buen alumno en su colegio, es también un excelente alumno en la educación superior, con altas probabilidades de tener éxito en su carrera y de afrontar de buena forma los desafíos que significa la universidad.
Por ello, con el paso de los años, el sistema debería avanzar a que todo sea ranking de notas, combinado con las aspiraciones personales y profesioales de los estudiantes. De esta forma, se asegura que el origen socioeconómico de los alumnos, así como la capacidad que tengan sus padres para pagar la educación de sus hijos, sea cada vez menos importante para quedar en la universidad.
Al momento, solo queda recomendar a los jóvenes que tengan tranquilidad y que afronten esta prueba con la mayor serenidad posible, recordando que todos los conocimientos adquiridos en los cuatro años de enseñanza media son importantes. Para todos ellos, la mejor de las suertes para estos dos días.