Pueblos indígenas

Existe una deuda histórica con los pueblos originarios, la cual no se ha saldado y que constituye un impedimento para lograr una plena integración y desarrollo.

30 Junio 2017   13   Editorial   Gustavo Alvarado

Recientemente la Presidenta de la República dio a conocer el Plan de Reconocimiento y Desarrollo para la región de La Araucanía y pidió perdón en nombre del Estado de Chile al pueblo mapuche por los "errores y horrores" ocasionados.

"En mi calidad de presidenta de la República quiero solemne y humildemente pedir perdón al pueblo mapuche por los errores y horrores que ha cometido o tolerado el Estado en su relación con ellos o sus comunidades", expresó.

Agregó que "hemos fallado como país" y recalcó que espera "cambiar la mirada respecto de la relación del Estado chileno con sus pueblos originarios".

Este público reconocimiento fue acogido favorablemente por la sociedad chilena que estima que existe una deuda histórica con los pueblos originarios, la cual no se ha saldado y que constituye un impedimento para lograr una plena integración y desarrollo.

Sin duda, se trata de un paso importante que debe ir acompañado de medidas serias y coherentes que permitan mirar el futuro y sacar del estado de pobreza y postración que viven miles de personas.

El plan dado a conocer por la mandataria permitirá reconocer los derechos de los mapuches en la nueva Constitución, garantizar su representación política e impulsar el desarrollo económico de la zona, entre otros aspectos.

También fija el 24 de junio como jornada festiva para conmemorar el Día de los Pueblos Indígenas de Chile, efeméride declarada en 1998 en coincidencia con la celebración del We tripantu, año nuevo de los pueblos indígenas.

En este sentido, se crearán por ley los consejos de pueblos indígenas que serán corporaciones de derecho público, de carácter autónomo, representativos, participativos y de consulta cuyo objeto será representar los intereses, necesidades y derechos colectivos ante los organismos del Estado.

 Entre sus atribuciones se destacan: formular propuestas al diseño y evaluación de la Política Nacional Indígena; informar sobre la situación de los derechos de los pueblos indígenas; representar a los pueblos indígenas ante los organismos del Estado y, especialmente, en los procesos de consulta; proponer la elaboración de planes y programas destinados al desarrollo económico, social y cultural de los pueblos indígenas, entre otras.

Existirá un Consejo por cada pueblo indígena reconocido por la ley N° 19.253, que Establece normas sobre protección, fomento y desarrollo de los indígenas, y crea la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, con una cantidad variable de integrantes siendo el de mayor número el Consejo del pueblo mapuche, con 35 integrantes.

Se trata de entidades que, a primera vista, deben ser estudiados con sumo cuidado pues si bien estos canales de comunicación y representación son necesarios, hay que tener cuidado de no crear una nueva burocracia que termine por retardar las tan necesarias soluciones para nuestros pueblos originarios.