"Punto Verde"

El proyecto, donde se invirtieron más de 100 millones de pesos, nunca ha funcionado pese a la construcción de modernas instalaciones

25 Marzo 2017   22   Editorial   Gustavo Alvarado

                                        Un grave abandono experimentan las instalaciones del denominado “Punto Verde”, en la zona de Huapi Alto, lado sur-oriente de la comuna de Linares.

El proyecto, donde se invirtieron más de 100 millones de pesos, nunca ha funcionado pese a la construcción de modernas instalaciones administrativas y la importación de maquinaria de última generación pata el reciclaje de plástico y fierro.

El concejal PS, Michael Concha calificó de delicado el tema. “Efectivamente, este proyecto de la administración anterior (Rolando Rentería) nunca ha funcionado. El actual alcalde (Mario Meza) sabe del problema y lo ideal sería poner en funcionamiento esta iniciativa ambiental”, comentó.

Este “Punto Verde” surgió en el marco de un Programa por la Certificación de “Comuna Ecológica” que llevó a las autoridades de la zona a visar las ciudades de Bonn y Berlín, Alemania. En esta instancia participaron profesionales de la Universidad de Talca y la SEREMI de Medio Ambiente.

Las instalaciones se ubican al final del camino al sector Huapi Alto. Cuatro guardias resguardan la infraestructura (que es nueva) y que ha sufrido el desgaste de la oración.

La techumbre resguarda dos máquinas de alto costos que llegaron de Canadá y que cualquier empresa de reciclaje envidiaría tener. “Estas máquinas nunca han funcionado. Se trajeron, se probaron pero jamás han cumplido utilidad. Dicen que falta mayor potencia eléctrica para que puedan reciclar el plástico y el metal”, cuanta un cuidador que evita dar su identidad.

A la maquinaria se suman oficinas administrativas que tampoco se han ocupado y que poco a poco comienza a deteriorarse. También hay una ruma de televisores y computadores, además de algunos contenedores de basura. “Obviamente que es preocupante que una planta de tratamiento no se use, más aún, cuando se invirtió tanta plata. Es un tema que vamos a exponer en el Concejo Municipal”, añadió Michael Concha.

Un golpe bajo para el tema medioambiental del cual se habla mucho, pero en la práctica se hace muy poco. A eso se suma la inversión y su nula rentabilidad social. Lo positivo es que las máquinas están ahí, la estructura se ha cuidado y es posible, con voluntad, poner en marcha la iniciativa de reciclaje.

En Linares como en el Maule falta mucho culturalmente hablando para aportar al cuidado de la naturaleza. Hoy el mundo sufre con el cambio climático.

Día a día es posible observar como la basura inunda zonas colindantes a rutas y carreteras, áreas  rurales y en sectores aledaños a ríos. A eso se añade el pésimo manejo de los desechos del sector comercial. Un desafío de todos y por las nuevas generaciones.