Que prevalezca la voluntad

“Aquí más que poner mano dura, se apuesta por un cambio cultural…”

04 Marzo   8   Editorial   Gustavo Alvarado

Para muchos amantes de los animales, la fecha 12 de febrero de 2019 era crucial. Se cumplía el plazo para registrar a las mascotas, tal cual dicta la Ley 21.020 sobre Tenencia Responsable de Mascotas y Animales de Compañía.
Ahora, a más de alguien se le pasó por la cabeza de que mágicamente, al siguiente día de cumplirse dicha fecha, iban a desaparecer los perros callejeros o por lo menos, andarían deambulando con algún collar de identificación.
Pero como siempre, la realidad de nuestra idiosincrasia supera las expectativas, y ni con una ley hacemos caso o adoptamos un comportamiento cívico que nos beneficia a todos. Igualmente, como cualquier día, desde el 13 de febrero hasta hoy, se siguen viendo animalitos en las calles, en paupérrimas condiciones, siendo que alguna vez tuvieron dueño.
Por lo demás, en nuestro país existen normas para todo, lo que lleva a pensar que es complejo fiscalizarlas todas, no al pie de la letra.
Ante esto, no queda más que apelar a la voluntad cívica, la de los amantes de los animales y también de los que no lo son. ¿Cómo? se pregunta usted. Es simple, los dueños de mascotas deben cumplir con lo que establece la ley porque desde el momento que compró, adoptó o recogió un animal de compañía, se hace responsable de su bienestar, sino ¿para qué lo tiene?
Y, para los que no tienen mascotas y no manifiestan interés de contar con una, no colabore en este verdadero círculo vicioso de maltrato, más bien hable con su junta de vecinos o sus autoridades para que tomen acciones concretas y se resuelva la situación, por algo ahora existe la ley.
Si hay o no hay fiscalización de la norma, eso es otra cosa. El papel señala que quienes no cumplan con la ley, arriesgan el pago de 1 a 30 Unidades Tributarias Mensuales (UTM), es decir de 48 mil pesos a poco más de un 1 millón 450 mil pesos.
Aquí más que poner mano dura, se apuesta por un cambio cultural, que beneficie al entorno y por supuesto a los protagonistas de la Ley Cholito.
Es que esto no es menor, pues según estimaciones del Gobierno, en Chile existirían cerca de 4,5 millones de animales de compañía, incluyendo a perros vagos. Increíble cifra ¿verdad?