Realidad de las personas de edad

Hay que hacerse cargo hoy de quienes serán los adultos mayores de mañana.

30 Septiembre 2018   4   Editorial   Gustavo Alvarado

Quizás muy pocos lo sepan, pero mañana se conmemora a nivel mundial el Día de las Personas de Edad, lo que en nuestro país es el equivalente a los adultos mayores. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la actualidad, casi 700 millones de personas son mayores de 60 años. Para 2050, las personas de 60 años o más serán 2.000 millones, esto es, más del 20% de la población mundial.
En Chile, actualmente, el 11,4% de la población tiene 65 años o más, es decir, poco más de dos millones de chilenos están en este rango de edad. Y en la Región del Maule, son 128 mil personas quienes ya están en la condición de adulto mayor.
Ese día, como todos aquellos promulgados por la ONU a nivel mundial, son establecidos para recordar las condiciones y derechos que poseen este grupo de la población. Está claro que por distintos factores propios del desarrollo humano, las expectativas de vida de la población han aumentado, haciendo necesaria la incorporación activa de las personas mayores a las diversas actividades de la sociedad.
Cabe recordar que estudios efectuados sobre las proyecciones de población, elaborados en distintos momentos por centros de estudios ligados a asociaciones de municipios, incluso, efectuados más cercanamente por la Universidad de Talca, dan cuenta que en la región existe un índice de envejecimiento alto, en las proyecciones para las próximas décadas. Es decir, la proporción entre la población menor de 15 años y la por sobre los 65 años se está inclinando hacia estos últimos.
¿Y cómo nos estamos preparando para esta realidad? Poco se ha puesto el foco en la productividad regional al contar con una población más envejecida, donde además, el factor de la experiencia pareciera quedar de lado frente a conceptos como innovación y creatividad, los que erradamente suelen encasillarse a segmentos más jóvenes. Hoy en día, el desafío es la integración de las personas mayores, sin embargo, hay que hacerse cargo hoy de quienes serán los adultos mayores de mañana, sentando las bases de una sociedad más amigable con “los viejos”, que tangan mayores oportunidades de aportar social y económicamente y en el futuro, llegada la hora de la adultez mayor no hacerlos sentir desechables.