Rebajar límite de velocidad en ciudades

Las vías son cada vez más insuficientes, haciéndose necesario lograr una sana convivencia entre todos los usuarios.

17 Enero 2018   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Gran parte de los accidentes que se registran en el país son producto del exceso de velocidad y la imprudencia de los conductores, que no manejan atentos a las condiciones del tránsito. Ello, se traduce en una alta cifra de fallecidos y heridos.
El Congreso analiza por estos días un proyecto que apunta a reducir de 60 a 50 por hora el límite de la velocidad urbana.
El objetivo del proyecto de ley es introducir normas relacionadas con la circulación de ciclistas, límites de velocidad urbana, educación vial y estándares de infraestructura.
El texto, incorpora la regulación de las ciclovías, bicicletas y otros ciclos en la Ley de Tránsito, distinguiendo entre vehículos motorizados y vehículos no motorizados. También incluye en la definición de “ciclos”, a los vehículos con asistencia eléctrica con potencia máxima de 0,25 kw.
Entre otras materias, crea las zonas de detención adelantada para ciclos y motocicletas, que determina el inicio de la zona de espera especial para conductores de este tipo de vehículos en un cruce con semáforo. A su vez, establece las zonas de tránsito calmado, que corresponden a vías emplazadas en zonas urbanas, donde se instauran velocidades de circulación inferiores a las fijadas en la ley, de 40, 30 o 20 kilómetros por hora.
Por otra parte, plantea que las escuelas de conductores deberán promover en su enseñanza el respeto y cuidado hacia los peatones, ciclistas y conductores de otros ciclos; y encarga al Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones establecer, para las ciclovías, las condiciones técnicas de gestión, operación y mantención.
El tema es sensible y se requiere de voluntad política para aprobarlo, pero hay que tener en consideración la necesaria reflexión en torno a los límites que deben acotar la acción de peatones, automovilistas, choferes de taxis colectivos y transporte público, ciclistas y motoristas.
Esto, porque es evidente que las vías son cada vez más insuficientes en términos del crecimiento del parque automotriz, haciéndose necesario lograr una sana convivencia entre todos los usuarios.
El senador Letelier planteó, en este sentido, que este proyecto “busca generar una mejor convivencia entre estos medios de transporte, pensando sobre todo en los más vulnerables, que resultan ser los peatones y los ciclistas”.
Agregó que “los accidentes automovilísticos a más de 50 km por hora son altamente letales, y por eso creemos positivo reducir el índice de velocidad en zonas urbanas”.
Tema no menor, que se debe considerar a la hora de legislar en materias de tan alto impacto en la vida de las personas que habitan las ciudades.