Redes sociales y libertad de expresión

Como medio de comunicación, que nació en los albores de la democracia, creemos firmemente que uno de los valores para que ella se mantenga vigente es la libertad de opinión, estemos o no de acuerdo, pero respetando a cada una de las personas capaces de alzar su voz.

02 Agosto a las 21:42   114   Editorial   Gustavo Alvarado

A través de las redes sociales, en la jornada de ayer, nuestro medio de comunicación se vio envuelto en una situación que escapó a nuestra intención, todo originado por nuestra portada, nuestra cara de presentación ante la comunidad.
Como medio de comunicación con tres décadas de existencia y con cobertura a nivel regional, hemos plasmado en nuestras páginas un trabajo que ha buscado ser serio y responsable. Si bien, en nuestras redes sociales hubo comentarios diversos a nuestra portada, entendiendo que el tema trascendió a nuestras fronteras locales, podemos señalar que el esquema delimita claramente cada sección que, por mucho tiempo, ha sido uno de nuestros tipos de portada. El título principal consta claramente de un epígrafe y una bajada que explica que se trata de una noticia absolutamente distinta a la foto principal, la que, además, tiene una lectura que también da cuenta de ser una noticia diferente. Por ello, el que personas hayan señalado que hubo mala intención o, derechamente, que hablen de “mala leche”, lo rechazamos en absoluto, dado que no hay elementos que, desde nuestra parte, hagan la relación entre el título principal y la foto de portada, o más específicamente, con la persona que aparece en ella -Presidente de la República-.
De la misma manera, somos respetuosos de la opinión de las personas a través de las redes sociales, toda vez que aceptamos como medio de comunicación ser parte del mundo digital, donde el intercambio de comentarios es la razón de ser de ella. Por ello, es que cuando se trata de críticas y comentarios en nuestra contra, tal como aquellos que nos trataron de “mala leche”, decidimos mantenerlos en nuestras redes sociales, así como también los comentarios de todos aquellos que se expresaron en dicha plataforma, porque, como medio de comunicación, siempre vamos a valorar y poner por delante el derecho a la expresión libre, incluso, cuando las opiniones vertidas son contra nosotros.
Como medio de comunicación, que nació en los albores de la democracia, creemos firmemente que uno de los valores para que ella se mantenga vigente es la libertad de opinión, estemos o no de acuerdo, pero respetando a cada una de las personas capaces de alzar su voz. De la misma manera, esperamos que se valore el trabajo de los medios de comunicación, que lo que hacemos es poner sobre la mesa los temas que a la ciudadanía le interesan y le afectan, sin mala intención y con plena libertad de conciencia.