Reducir uso de bolsas plásticas

Se trata de una medida de gran importancia para el medio ambiente ya que estos artículos demoran entre 100 y 500 años en degradarse y constituyen una de las principales fuentes de contaminación

24 Abril 2017   8   Editorial   Gustavo Alvarado

El Concejo Municipal de Talca aprobó recientemente una ordenanza que apunta a reducir gradualmente el uso de bolsas plásticas en la comuna. Se trata de una medida de gran importancia para el medio ambiente ya que estos artículos demoran entre 100 y 500 años en degradarse y constituyen una de las principales fuentes de contaminación en calles, campos, ríos y mares.

La iniciativa se desarrollará mediante la firma de un convenio entre el municipio y el comercio que voluntariamente adhiera al plan. La idea es que se comprometa  a eliminar el uso de plástico en el empaque de las mercaderías y a disponer de alternativas para sus clientes.

A los que se sumen se les entregará un Sello Verde  con una vigencia de tres años y renovable si se mantienen las condiciones establecidas para su otorgamiento. Como incentivo, los establecimientos que obtengan este sello podrán solicitar una rebaja del 10% en el pago de sus derechos municipales de aseo.

Importante es señalar que se contemplan dos periodos de reducción, con una duración de 12 meses. El primero de ellos, con un tiempo de ejecución de seis meses, que limitará a una entrega a un máximo de tres bolsas plásticas por venta y cliente. El segundo periodo, de igual tiempo de ejecución, se limitará a la entrega de una bolsa plástica por venta y cliente.

Una vez terminada la “marcha blanca”, se eliminará la entrega de bolsas plásticas en los comercios asociados con sello verde, reemplazándolas por unas sustentables y reutilizables, de acuerdo al listado de materiales para la fabricación permitida.

Las bolsas de plástico aparecieron en los años setenta y rápidamente se hicieron populares debido a su bajo costo y a su capacidad para transportar grandes cantidades de peso sin romperse, aproximadamente 12 kilos, pero se masificaron y llegaron a todos los rincones del planeta especialmente porque han sido distribuidas gratuitamente en el mercado.

Según cifras del Ministerio del Medio Ambiente en nuestro país se utilizan cerca de 250 millones de bolsas plásticas al mes, de las cuales el 90% termina en un vertedero.

En la actualidad se encuentra en tramitación en la Cámara de Diputados un proyecto de ley que prohíbe a supermercados, multitiendas, tiendas, farmacias y otros establecimientos comerciales similares, así como a sus contratistas o prestadores de servicios, la distribución gratuita u onerosa a los consumidores finales, de bolsas plásticas no degradables.

Asimismo, dispone que la industria de empaque agroalimentario deberá sustituir los films plásticos no degradables, por plásticos degradables en el plazo de dos años corridos desde la publicación del reglamento que fijará los estándares de degradabilidad plástica.

Estamos en presencia de una medida de gran relevancia para la sustentabilidad del planeta, lo que hace imperativo que cada uno tome conciencia y restrinja voluntariamente el uso de estos elementos de manera de avanzar más rápido en la eliminación de estos elementos plásticos.