Regularización de inmigrantes

Resulta poco adecuado que los inmigrantes deban hacer largas filas para ser atendidos.

19 Abril 2018   2   Editorial   Gustavo Alvarado

El Gobierno dio a conocer una serie de medidas que tienen por objeto regular el proceso inmigratorio a nuestro país, algunas de las cuales son materia de un proyecto de ley y otras tienen un carácter administrativo.
Por ejemplo, este lunes comenzó a regir el decreto que exige una visa de turismo para los ciudadanos haitianos que deseen ingresar a Chile sin la intención de quedarse a trabajar en el país.
Este visado tendrá una duración de treinta días, prorrogable hasta un máximo de noventa días, y debe solicitarse en el consulado chileno de Puerto Príncipe antes de viajar.
También está en marcha la llamada “visa de responsabilidad democrática” para los ciudadanos venezolanos que quieran instalarse en Chile.
Este documento otorga un permiso de residencia temporal por un año y prorrogable, y permitirá solicitar un visado de residencia definitiva en el país.
En ambos casos, las autoridades chilenas quieren evitar que los extranjeros entren al país como turistas y luego se queden para buscar trabajo, como ha pasado en decenas de miles de casos en los últimos años.
El requisito de visa para haitianos y venezolanos ha provocado aglomeraciones de personas en los consulados chilenos en esos dos países. Víctor Nakada, jefe de Extranjería y Policía Internacional de la PDI, afirmó que en el consulado de Caracas llegaron solo el lunes más de 500 personas a solicitar un visado.
Algo parecido ocurre en las oficinas de Extranjería de Santiago y otras ciudades del país donde acuden los interesados por el proceso de regularización extraordinario que anunció el Gobierno, y que beneficiará a unos 300.000 inmigrantes. El ministro del Interior hizo un llamado a la calma y recordó que este procedimiento se iniciará el 23 de abril.
Según cifras oficiales, en Chile habita más de un millón de inmigrantes, pero un tercio de ellos se encuentra en situación irregular.
Nuestra región no ha estado ajena a este proceso y son miles los extranjeros que viven en el Maule. Las gobernaciones de las cuatro provincias han anunciado la apertura de oficinas especiales y el reforzamiento de los servicios. Esto, por resulta poco adecuado que los inmigrantes deban hacer largas filas, incluso llegando durante la noche, para ser atendidos.
También hay una gran desinformación, por lo que es recomendable buscar los mecanismos para entregar los antecedentes de forma expedita a los interesados, evitando así la natural incertidumbre que se pudiera crear.
Es deber de las autoridades asegurar que la regularización de quienes vienen atraídos por mejores condiciones no se transforme en una pesadilla.