Resguardo de la cultura campesina en Cauquenes

Es una provincia que aún guarda tradiciones añosas que la hacen una zona que deleita y atrapa al visitante

15 Septiembre 2016   10   Editorial   Gustavo Alvarado

El término “chilenidad” se repite en estos días. Palabra utilizada para graficar y describir las expresiones culturales que han perdurado en el tiempo, transmitiéndose de una a otra generación, conformando parte importante de nuestra identidad nacional.

Habitualmente la “chilenidad” se asocia a aquellas manifestaciones de la cultura “huasa”, la cual muchas veces se nos muestra al huaso con su manta montando su caballo, dejando de lado todo lo que involucra la cultura campesina, la cual se extiende a lo largo y ancho del territorio nacional.

Cauquenes es una provincia que aún guarda tradiciones añosas que la hacen una zona que deleita y atrapa al visitante, con un paisaje único que mezcla el campo y el mar. Diversidad que se da en su geografía, pero se muestra en una rica gastronomía, bien apetecida y valoradas por todos.

La zona del secano costero maulino mantiene intacta la riqueza de su  tesoro campesino, pues aún están vigentes oficios del campo que en otros lugares no han sido capaces de sobrevivir, producto de una modernidad voraz. 

Atractivos que hacen que cada año sea mayor el número de visitantes que optan por pasar las Fiestas Patrias en las distintas comunas de la provincia. Las autoridades se han preocupado por brindar actividades recreativas, muestra gastronómica, juegos tradicionales, e incluso se realizará el tradicional rodeo en Cauquenes, tema tan discutido a través de los medios por quienes están en contra y a favor de la realización de esta actividad.

Incluso, en todos los “villorrios” aledaños a la capital provincial se realizaron desfiles en sus respectivas plazas, donde participaron los alumnos, profesores, bomberos y otras organizaciones brindando una muestra de quienes dan vida a las localidades a las autoridades asistentes.

Si bien para algunos parlamentarios son “una lata”, como fue lo declarado por el diputado Guillermo Ceroni en un programa matinal de televisión abierta, para otros es ver la expresión de un pueblo que da inicio, ceremoniosamente, a la celebración de Fiestas Patrias.

Opinión sincera de un parlamentario, que permitirá dar claridad a los organizadores para definir a quiénes hay o no que invitar. Pues también es “una lata” para ellos tener que recibir a gente que no disfruta de la ceremonia que se preparó con tanto esmero.

Está todo dispuesto en la zona del vino “carignan” para recibir a los turistas que  optan por pasar estos días de fiesta en una provincia campesina, donde la mayoría de los habitantes se han preparado para recibir con cariño para que puedan disfrutar –responsablemente- de las bondades que entrega el campo.