Responsabilidad en la montaña

Es hora de adoptar procedimientos más rigurosos con los excursionistas.

04 Noviembre 2016   2   Editorial   Gustavo Alvarado

Durante los últimos meses hemos visto un aumento de los casos de personas extraviadas en la cordillera, entre ellos dos jóvenes que murieron en Santiago y otro que aún está perdido en nuestra región.

Ello implica un alto costo, tanto en vidas humanas como económico ya que se deben destinar recursos para emprender las búsquedas, con equipos terrestres y aéreos, las que muchas veces se extienden por semanas.

Estos hechos nos deben hacer meditar sobre cómo enfrentar la adecuada práctica de este deporte que se ha convertido en una tendencia a nivel nacional.

Las autoridades han repetido una y otra vez la necesidad de que quienes decidan subir a la cordillera se equipen convenientemente con ropas adecuadas para el cambiante clima. Asimismo, a llevar suministros de agua y alimentos suficientes para varios días. También se ha señalado que se debe informar sobre las rutas, tiempos de permanencia y otros detalles a fin de evitar tragedias como las ya ocurridas.

Sin embargo, muchas de estas recomendaciones parecen haber caído en oídos sordos, puesto que es común ver como ninguna de estas sugerencias son seguidas y los extravíos y accidentes se repiten.

Por ello, es urgente adoptar medidas y hacer campañas para que los deportistas y paseantes tomen conciencia y responsabilidad.

En este sentido, el Presidente de la Asociación de Parques Cordillera, Felipe Guevara, planteó que  “a todos quienes gusten de los cerros y la montaña, siempre hay que tomar todas las precauciones necesarias, aunque el paseo sea corto y el clima nos acompañe, no sabemos lo que puede pasar”.

Agregó que es necesario “fomentar la educación ambiental de manera práctica a través de talleres especializados, con monitores que guían a los visitantes, mediante circuitos deportivos, recreativos y educativos, para que toda la comunidad conozca los senderos y los beneficios que nos entrega la naturaleza”.

Los lamentables hechos que se han conocido se hubieran podido evitar adoptando las mínimas medidas de seguridad. Por ello, es hora de adoptar procedimientos más rigurosos con los excursionistas. Incluso, Conaf ha anunciado que va a cursar multas a los imprudentes a partir de fines de año. Otra idea tiene que ver con pasar la cuenta a aquellos que sean objeto de una búsqueda masiva.

Es lamentable llegar a situaciones extremas, pero a la luz de la irresponsabilidad de muchos se hace indispensable adoptar medidas obligatorias velando por la seguridad de las personas.