Robo a ministra

La duda que cabe es, si el sujeto actuó por cuenta propia, o bien, algo más está detrás del robo del computador personal de una ministra de Estado.

26 Marzo 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Hace un par de días se supo que la ministra del Trabajo y Previsión Social, Alejandra Krauss, había sido víctima de un robo mientras había concurrido al Congreso, en específico, cuando asistió a la Cámara de Diputados.

Ante las consultas, la propia Corporación debió emitir un comunicado oficial, confirmando el hecho. En el texto, que está publicado en su sitio web, se señala que “efectivamente, el pasado martes 22 de marzo, la Ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, sufrió la sustracción de un bolso con pertenencias personales, entre ellas su computador, que había extraviado en dependencias de la Corporación”.

Agrega el comunicado que “de inmediato se pusieron en marcha los protocolos de seguridad de la Cámara, y tras un intenso trabajo de nuestro personal, que revisó cerca de 10 horas de grabaciones -en reserva para el éxito de las pesquisas- se identificó al presunto responsable que tomó el bolso desde el sector de la cafetería, información que fue entregada a la Policía de Investigaciones”.

Finalmente, la Cámara de Diputados, “junto con lamentar este hecho, recalca que se trata de un incidente aislado en que se ve involucrado un asesor externo a la Corporación y manifiesta sus excusas a la Ministra del Trabajo por este desafortunado incidente”.

A lo condenable de un hecho de este tipo, que ocurra un suceso delictivo en un edificio de alta importancia y ante una autoridad del país, se suma que el responsable identificado sea ni más ni menos que un asesor permanente de varias bancadas.

Inicialmente se mencionó que se trataba de un integrante del equipo de trabajo de una diputada de la Unión Demócrata Independiente, pero ella misma salió al paso para aclarar que el sujeto trabaja para una empresa que presta servicios de asesorías y que ha trabajado con varios parlamentarios “de distintas bancadas”.

Si bien, como lo dice la declaración de la Cámara de Diputados, se trata de un “incidente aislado”, no deja de llamar la atención que colaboradores externos de parlamentarios de distintas bancadas cometan este tipo de acciones, robando no solo un objeto personal, sino que un elemento que contiene información relevante acerca de un ministerio que en estos momentos tiene en sus manos una importante política pública. La duda que cabe es, si el sujeto actuó por cuenta propia, o bien, algo más está detrás del robo del computador personal de una ministra de Estado.