Rol de la prensa

Que una persona sostenga la premisa de regular los medios de prensa, lo que se entiende con ello es que no solamente propone regular el deber de informar, sino que también quiere regular el derecho de la ciudadanía a informarse.

10 Mayo   74   Editorial   Gustavo Alvarado

La ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, Dobra Lusic, dijo, a razón de las notas periodísticas publicadas sobre su actuar judicial, que “hay que regular la prensa, los medios de prensa”. Una declaración riesgosa para quienes ejercen la labor de informar, más aún cuando no se trata de una conversación informal o un comentario al aire en alguna charla de pasillo, sino que fue emitida en la sesión de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado, donde se analiza su nombre para integrar la Corte Suprema, luego de la selección hecha por el Presidente de la República, Sebastián Piñera, de su persona entre una quina propuesta por el máximo tribunal del país.

 


La prensa, en su conjunto, cumple con un deber social, como es el de informar. Pero, junto con ello, está el derecho de las personas a informarse, que es un derecho que está implícito en el deber de los medios de comunicación y que va más allá de ellos mismos. Por ello, que una persona sostenga la premisa de regular los medios de prensa, lo que se entiende con ello es que no solamente propone regular el deber de informar, sino que también quiere regular el derecho de la ciudadanía a informarse. Y ya sabemos que cuando existe una sociedad desinformada, se genera el caldo de cultivo para el abuso hacia a las personas.

 


Entrando al tema puntual que llevó a Lusic a emitir tales desafortunadas expresiones, radican en que, en la mencionada comisión del Senado, la magistrada debió responder por los antecedentes surgidos en su contra respecto a decisiones judiciales durante este periodo en que ejerció como jueza del tribunal de alzada. En específico, el fallo en una causa civil a favor del Banco de Chile ocurrido en febrero pasado, según dio a conocer Radio Biobío. Esta decisión fue adoptada por la jueza pese a estar inhabilitada por la Corte Suprema desde 2016 para abordar causas relativas a la mencionada institución bancaria.

 


Dobra Lusic acusó “ensañamiento” y “virulencia despiadada”, aunque lo que se hizo fue poner sobre la mesa antecedentes concretos sobre su actuar judicial, no por razones antojadizas, sino porque se trata de una persona que postula a ser integrante de alta relevancia en uno de los tres poderes del Estado. Y si la prensa colabora con antecedentes para que el nombramiento sea sin lugar a dudas, entonces, ¿por qué querer regular el ámbito de acción de los medios de prensa? ¿O más bien, el término “regular” era un eufemismo y el pensamiento real de Lusic es de “silenciar” la prensa?