Salvemos las abejas de Coronel de Maule

Los meses frio se aproximan, situación que preocupa a los pequeños productores de miel por el futuro de sus abejas.

30 Marzo 2017   15   Editorial   Gustavo Alvarado

Los incendios que afectaron a la provincia de Cauquenes, sin duda contribuyeron a acentuar más la problemática de agua que afecta a la zona. Una situación compleja es la que vive Coronel de Maule, localidad rural con una población cercana a las 2.700 personas, ubicado a 22 kilómetros al sur poniente de la ciudad, donde el fuego no solo arrasó con las plantaciones de bosque, sino que también consumió gran cantidad de colmenas de abejas, pues son muchos los habitantes que se dedican a esta actividad, siendo la apicultura el principal sustento familiar.

A parte de las pérdidas que afectaron a las familias de ese lugar, ellos han tenido que lidiar con la falta de agua, no solo la causada por la sequía sino que también la que se originó con el incendio que afectó la red de agua potable. Desde entonces se abastecen del vital elemento a través de la entrega que realizan los camiones municipales. A dos meses de ocurrido el “mega desastre”, aún no se vislumbra una solución concreta frente a este problema tan esencial para la sobrevivencia en el sector.

Los incendios sin duda que acentúan el gran problema que afecta al lugar, pues si bien el déficit de agua provocado por la falta de lluvia era un problema, la quema del bosque eliminó toda floración, por tanto se encuentran una situación muy compleja, pues las “abejitas” no tienen como alimentarse, por tanto para sobrevivir se les da azúcar y vitaminas. 

Muy poco se ha hablado de la situación de estos insectos, los cuales son imprescindibles para la vida de la especie humana. Vale recordar que el 40% de las frutas y verduras que comemos a diario proceden de la polinización y, además, el 75% de la flora silvestre se poliniza gracias a las abejas.

No por nada la Federación Red Apícola Nacional, tras los incendios ocupó distintos medios de comunicación para pedir azúcar para alimentar a las abejas. Hubo gente motivada que respondió a la campaña para salvar las abejas que quedaron vivas en las zonas afectadas, llegando hasta los distintos lugares con el alimento. Coronel de Maule no fue la excepción y con la ayuda de esas personas, los pequeños apicultores han podido alimentar a sus colmenas.

Los meses frio se aproximan, situación que preocupa a los pequeños productores de miel por el futuro de sus abejas. Las colmenas que lograron salvar serán la que les dará el sustento familiar. Como se quemaron muchos insectos, se verá afectado el volumen de producción de la miel. Sin la certeza de que tendrán agua, sin la certeza de que tendrán alimentos para las abejas, la ansiedad se apropia del lugar, en el cual la mayoría de sus habitantes se dedican a la apicultura.

El fuego ya se apagó, pero es necesario que las autoridades pertinentes se acerquen con propuestas concretas al pequeño productor, a aquel que aún le cuesta pedir ayuda; a aquel apicultor que se ha formado sólo a base de su propio esfuerzo. Es ahí donde deben apuntar las acciones para poder ayudar a levantarse, pues no sólo son sustento de sus hogares, sino que también son generadores de empleos en su zona.

La tres comunas de la provincia de Cauquenes son parte del Plan Comunas Rezagadas, a través de dicho programa se han realizado acciones importantes para poder potenciar el turismo, invirtiendo en infraestructura necesaria, además de hacer actividades que no sólo permitan “vender” la zona, sino que además reactivar el mercado local en el ámbito de producción y comercialización del vino local.

Bien podría incorporarse alguna actividad y recursos que permitan ir en apoyo de los apicultores de la zona, pues a través de ello no sólo se está ayudando a personas que tienen a esta actividad como sustento familiar, sino que también se contribuye a salvar a las abejas, las cuales son vitales para la existencia humana.