Se nos viene marzo…

Es hora de empezar a preocuparse de los uniformes y útiles escolares para hacer estos “trámites” cuanto antes y evitar las congestiones de última hora.

22 Febrero 2017   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Con el festival de Viña del Mar en su apogeo comienza a despedirse el mes de febrero y con él las vacaciones de este ardiente verano. En el horizonte se avizoran las complejidades de marzo. Es hora de empezar a preocuparse de los uniformes y útiles escolares para hacer estos “trámites” cuanto antes y evitar las congestiones de última hora.

Las autoridades han recomendado que se cotice antes de adquirir estos productos, puesto que se pueden encontrar notables variaciones de precios.

En todo caso, es importante revisar el uniforme del año pasado y ver qué le puede servir (zapatos, mochila, delantal, entre otros) pues reciclar o reutilizar puede ser una buena forma de ahorrar.

Si va a usar la tarjeta de crédito, recuerde que ningún crédito es gratis y no da lo mismo qué tarjeta sacar de la billetera: por el mismo monto, la diferencia entre la tarjeta más barata y la más cara puede llegar a casi el doble.

Conviene comprar en cuotas sin interés y de ninguna manera sacar avances en efectivo puesto que éstos tienen un elevado interés.

Recuerde que es su deber comprar en el comercio establecido. De lo contrario, lo barato puede salir caro pues la compra en el comercio establecido es la única garantía que tiene para ejercer sus derechos y no arriesga a sus hijos con productos inseguros.

No olvide que el uso del uniforme no es obligatorio a menos que los directores lo pidan previo acuerdo con el Centro de Padres, Consejo de Profesores y Centro de Alumnos. Si así fuera, no se le puede impedir al alumno ir al colegio por no usarlo o el establecimiento debe facilitar el uso total o parcial, temporal o definitivo del uniforme.

Por otra parte, la elección de la empresa que proveerá los uniformes debe permitir la competencia en un proceso abierto y transparente. Los apoderados deben ser informados y elegir el establecimiento que les convenga aunque no tengan convenio con el colegio.

Según los expertos, es bueno comenzar a preparar desde ya a los niños y jóvenes para reanudar sus estudios, de manera que el proceso sea menos “traumático” y se pueda iniciar el año escolar de buena manera.