Semana clave para Iansa Linares

Se trata de 4 mil puestos directos e indirectos en riesgo

21 Julio 2018   11   Editorial   Gustavo Alvarado

La semana que viene será clave para conocer la decisión de los controladores de Iansa sobre el futuro de la planta ubicada en la ciudad de Linares.
El tema durante las últimas jornadas ha sumado diversos capítulos entre ellos la intervención del Gobierno a través del Ministro del Agro, Antonio Walker; protestas del mundo remolachero; y la comunicación de la empresa en cuanto a que no recibirá el tubérculo a partir de 2019 en la industria ubicada en el Maule.
“Tenemos esta semana una reunión con el presidente de Iansa, hemos hablado en innumerables veces para tratar de darle dos años más a la planta, y vamos a ver cómo nos va. No pierdo la esperanza, ya que hay una ventanita abierta todavía, de que al conseguir las 5.000 hectáreas de siembra que nos pide Iansa para el Maule Sur, podamos definitivamente, ojalá no cerrar la planta. Le he explicado a los ejecutivos de Iansa que la decisión de cerrar la planta es necesario posponerla porque en los negocios los precios son cíclicos, y nosotros lo que le estamos pidiendo que pueda aguantar un par de años antes de tomar esta decisión tan drástica porque después echar a andar una planta cuesta muchísimo y los precios van y vienen”, fue el argumento del titular del agro.
A pesar de lo anterior la empresa- ED&F Man- anunció oficialmente que la planta Linares no recibirá remolacha a contar de 2019 en esta ciudad, lo que significa el fin de la azucarera en territorio maulino.
“En todas esas instancias se ha explicado la situación por la que atraviesa la industria azucarera mundial y en particular la nacional, y se ha confirmado que la planta de Linares no recibirá remolacha el año 2019, por lo que la compañía sólo operará las plantas de Los Ángeles y San Carlos. Esto, con el objetivo de mejorar la eficiencia operacional del negocio azucarero de Iansa y la competitividad frente a las importaciones. Desde hace varios años, la industria azucarera nacional ha debido enfrentar una serie de factores que explican la situación actual, como la baja sostenida en el precio internacional del azúcar, la reducción de la superficie de remolacha sembrada en el país, además de la disminución en el consumo de azúcar, el aumento de los costos de operación y la caída en el tipo de cambio”, rezó el comunicado de la compañía. Además habrá una reunión el próximo jueves 26 para tomar una decisión sobre el cierre o no de la planta.
Los remolacheros ante este escenario se han declarado en estado de alerta. “No descartamos llevar la remolacha a 300 kilómetros de Linares (Santiago) y no a 100 (Chillán) como se nos está obligando. Hay mucha impotencia y malestar en el mundo remolachero y en general en los productores agrícolas. Nuestro problema demuestra que ningún Gobierno de los últimos 30 años ha tenido una preocupación por la agricultura. En otros países se protege el campo, se le cuida y acá no hay apoyo. Le dije al ministro Walker que los mil 400 millones que se van a entregar vía Indap, Sag y Conaf no son la solución a nuestras demandas”, detalló el líder del gremio Ricardo Escalona.
Un tema extremadamente grave para la economía linarense haciendo notar que se trata de 4 mil puestos directos e indirectos en riesgo y la fuga de 32 millones de dólares de circulante. Materia delicada , además, del punto de vista político dado que en el Maule sur el actual Presidente de la República, Sebastián Piñera logró un respaldo histórico en la última elección.