Semana de la lactancia materna

La oxitocina también se relaciona con el surgimiento de sentimientos positivos, como amor, apego y felicidad. Niveles elevados de esta hormona durante la lactancia materna hacen a la mamá menos propensa a padecer depresión postparto, y de paso, ayuda a establecer el apego materno con el bebé.

06 Agosto   259   Editorial   Gustavo Alvarado

Científicamente está demostrado que la leche materna es, sin duda, el mejor alimento infantil que existe. Se dice que es el más equilibrado y contiene todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del recién nacido. Pero, además, también tiene beneficios para su sistema inmunológico y su salud a largo plazo. Incluso, la madre también sale ganando porque, entre los múltiples beneficios, lo más importante es que favorece el contacto físico entre madre y bebé.


La oxitocina también se relaciona con el surgimiento de sentimientos positivos, como amor, apego y felicidad. Niveles elevados de esta hormona durante la lactancia materna hacen a la mamá menos propensa a padecer depresión postparto, y de paso, ayuda a establecer el apego materno con el bebé.


Todo esto, se pone de relieve en el contexto de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la que se celebra entre el 1 y el 7 de agosto se celebra en más de 170 países, siendo su objetivo fomentar la lactancia materna, o natural, y mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.


Esta Semana Mundial de la Lactancia fue proclamada oficialmente por la OMS y UNICEF en 1992 coincidiendo con el Aniversario de la Declaración Innocenti, formulada por altos cargos de estas dos organizaciones en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) la recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida. A partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los dos años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos.


Protege al bebé de infecciones como gastroenteritis, infecciones de las vías respiratorias, otitis, infecciones urinarias y otras, sobre todo las inmunitarias. También está demostrado que protege frente al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.


Pero además tiene efectos beneficiosos para el organismo de la madre. Hace que la recuperación después del parto se más rápida e incluso está demostrado que reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario.