Subsidio para leña seca

En las ciudades del centro y sur de Chile, el uso de leña alcanza al 60% de la calefacción empleada en los hogares de dichas comunas.

11 Diciembre 2016   7   Editorial   Gustavo Alvarado

No porque estemos entrando en la época veraniega, vamos a olvidarnos de lo que ocurre en cada invierno, especialmente en las regiones del centro y sur del país, en la búsqueda de mecanismos de calefacción, pero que a la vez sean amigables con el medioambiente.

Es que la contaminación ambiental ha sido un problema de difícil solución, producto del uso de leña como elemento calefactor en la mayoría de los hogares. Es cierto que se han adoptado algunas medidas para poder mejorar la calidad, tanto de la leña a utilizar, como de normativas para educar y sancionar a quienes no se rijan por las recomendaciones insertas en los planes de descontaminación que tienen las zonas más avanzadas en esta materia.

Ahora bien, para aportar en la línea de incentivar el uso de la leña seca, en la Cámara de Diputados se probó una resolución, por 83 votos a favor, cero en contra y tres abstenciones, que busca establecer un subsidio anual y permanente para los consumidores de leña seca, siempre que cumplan con las características mínimas de sustentabilidad establecidas por el Ministerio de Medioambiente y un porcentaje máximo de humedad de 25%.

Los legisladores proponen aplicar dicho subsidio en las regiones del Maule, Biobío, La Araucanía, Los Lagos y Aysén, con un seguimiento periódico de los niveles de contaminación ambiental. Además, plantean que el beneficio se pueda hacer extensible a otras regiones, determinadas por el Ministerio de Medioambiente, que presenten niveles de contaminación ambiental altos, provocados por el uso de leña húmeda.

También se llama a calificar la leña seca como aquella que contiene un máximo de 25% de humedad, tomándose como factor determinante, a fin de focalizar dicho subsidio, la construcción de acopios y lugares de secado de leña y el uso de tecnologías y técnicas de procesamiento para dicho fin.

Por último, piden que se establezca un procedimiento, a través de la secretaría regional ministerial de medioambiente respectiva, en virtud del cual se certifique el cumplimiento de la norma en relación a los niveles de humedad tolerables de la leña comercializada para poder optar al subsidio mencionado en el presente instrumento.

Hay que recordar que varias ciudades del sur de Chile han presentado niveles de contaminación atmosférica muy superiores a los normales, incluso sobrepasando la media latinoamericana.

Esto se remarca en que todos los estudios consideran que la razón de los niveles excesivos de contaminación ambiental se deben fundamentalmente a dos factores: el uso de leña húmeda como medio de calefacción y el déficit de lluvia en varias ciudades.

Otro elemento a tomar en cuenta es que en las ciudades del centro y sur de Chile, el uso de leña alcanza al 60% de la calefacción empleada en los hogares de dichas comunas.