Tarifa rebajada para los mayores

Iniciativa establece como beneficiarios a todas las personas mayores de 60 años

28 Marzo 2018   7   Editorial   Gustavo Alvarado

Existe coincidencia en nuestro país sobre la desmedrada situación que deben enfrentar las personas de la tercera edad. A las bajas jubilaciones, los altos precios de la salud y medicamentos, las dificultades para desplazarse por nuestras ciudades y las limitaciones en materia de cultura y entretención se suman múltiples otros problemas derivados del paso de los años.
A ello hay que agregar el difícil acceso al trabajo remunerado, lo que es condicionado por una escasa oferta y limitadas opciones.
Todo ello configura un marco en el que llegar a la tercera edad se convierte en una verdadera pesadilla que se hace complejo transitar por esta etapa de la vida que debería ser de descanso y disfrute.
Un aspecto que hoy plantea incluso una suerte de discriminación es el precio de los pasajes en los medios de transporte, donde en el Metro de Santiago hay tarifas especiales para los adultos mayores, cosa que no se replica en regiones.
Por ello, se recibe con especial beneplácito una moción parlamentaria que pide al Presidente de la República patrocinar una moción que introduce la Tarjeta Nacional de Transporte de las personas mayores y la tarifa rebajada para la persona mayor.
Entre otras disposiciones, la iniciativa establece como beneficiarios a todas las personas mayores de 60 años y fija una tarifa igual al valor del pasaje de los estudiantes.
El texto entiende por transporte público a todo vehículo motorizado que preste servicios de traslado de personas; en horarios determinados; cobrando una tarifa preestablecida; sin distinción de distancias, sean sus recorridos nacionales, interregionales, regionales, interurbanos o locales; incluyendo traslados de pasajeros en ferrocarril subterráneo y los trasbordos entre éste y otros vehículos.
Además, obliga a aplicar la tarifa rebajada a todas las empresas que presten servicios de transporte público remunerado de pasajeros y precisa que ello no implicará ningún tipo de descuento para los trabajadores del transporte.
La moción define que la Tarjeta Nacional de Transporte de las personas mayores no tendrá limitación de día ni de horario.
Una iniciativa que, sin duda, debiera ser acogida por el Ejecutivo y tramitada con la mayor celeridad por el Congreso para hacer justicia, aunque sea en una pequeña medida, con las personas de la tercera edad. Y en nuestra región el tema es aun más acuciante dado que muchos vienen de sectores rurales a atenderse en el hospital o a hacer sus trámites y no tienen los recursos para ello.