Temporada de incendios forestales

Resulta extremadamente importante que la población esté preparada adecuadamente para reaccionar a tiempo ante emergencias.

28 Octubre 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

Dentro de las próximas semanas se inicia la temporada de incendios forestales, la cual en el último año generó enormes pérdidas tanto desde el punto de vista del patrimonio forestal como de la actividad económica que gira en torno a éste y cuyos efectos aún no se dimensionan cabalmente. Asimismo, los siniestros causaron destrucción de centros poblados y destrucción de casas e instalaciones comunitarias que se encuentran en pleno estado de reconstrucción.

Miles de habitantes de la zona central del país, en especial de nuestra Región del Maule, se vieron profundamente afectados y las secuelas del daño sicológico se mantienen hasta el día de hoy.

Los expertos han señalado que las condiciones objetivas para esta nueva temporada siguen siendo críticas y que es esperable que se registren nuevamente incendios forestales. Por ello, resulta extremadamente importante que la población esté preparada adecuadamente para reaccionar a tiempo ante emergencias.

Pero, lo más importante es que las autoridades del sector adopten las medidas necesarias para enfrentar esta amenaza de forma adecuada, lejos de la improvisación que se advirtió hace unos meses.

Paso importante en esta dirección lo ha dado la Corporación Nacional Forestal (Conaf) que presentó las nuevas Unidades de Análisis y Diagnóstico, las que trabajarán en determinar con mayor certeza las causas y condiciones en que se producen los incendios forestales y así mejorar la toma de decisiones en la planificación y ejecución de acciones de prevención en el país.

Estas unidades surgen de la necesidad de conjugar un sinnúmero de factores que facilitan la ocurrencia y propagación de estos siniestros, con el fin de conocer por qué, quién, cómo y dónde se producen y de esta forma generar medidas concretar para disminuir estos siniestros y mitigar sus efectos sobre el paisaje y la comunidad.

El director ejecutivo de Conaf, Aaron Cavieres, resaltó que “estamos fortaleciendo un área crítica que es la prevención, y se necesitaba mucha mejor información de cómo y quién genera los incendios forestales, qué actividades son las más graves, en qué territorio y qué segmentos poblaciones están detrás de los incendios”.

En este sentido, apuntó que “al estudiar cada incendio se generan antecedentes de negligencia o intencionalidad que van a ser entregados al ministerio público, con el cual ya hemos acordado un protocolo para mejorar la entrega de información, de tal modo que lo que recojamos en el punto de origen del incendio sea lo más fidedigno posible y lo más útil para las policías”.

Las investigaciones de los siniestros del verano pasado están en pleno desarrollo y se han realizado formalizaciones, lo cual es importante, pero lo es más aún realizar las tareas necesarias para anticiparse a la ocurrencia del fuego de manera de estar preparados frente a los escenarios que se pudieran presentar para actuar con rapidez y eficiencia.