Tiempo para un balance

Nadie quedó indiferente a los pasos que dieron tanto el que será el futuro Hospital, como el principal recinto deportivo de la provincia, es decir, el estadio La Granja

04 Enero 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Con las primeras jornadas del presente año ya a cuesta resulta más que prudente llevar a cabo un balance de lo que, en términos generales, fue el 2016 para la comuna de Curicó.

En lo positivo, los proyectos que encabezan esta lista, claramente concitan el interés de quienes residen en la “ciudad de las tortas”: nadie quedó indiferente a los pasos que dieron tanto el que será el futuro Hospital, como el principal recinto deportivo de la provincia, es decir, el estadio La Granja. Si bien la entrega del terreno acaeció a fines de octubre, la colocación de la simbólica “primera piedra” del hospital quedó reservada para la última semana del año pasado.

Con las faenas ya en marcha, quizás la incógnita ahora pase por saber si con la infraestructura sanitaria con que se cuenta por estos días, Curicó podrá o no soportar los años que restan de obras (por lo bajo unos cuatro), hasta la que será la entrega definitiva.

Tras lo acaecido, es de esperar que los plazos ya señalados se respeten, sin que el proceso constructivo se dilate más allá tal fecha.

Por su parte, también ya avanzan las faenas de la denominada segunda etapa del estadio La Granja, las cuales tienen como plazo de término 300 días corridos. Cabe recordar que independiente a los avances, se ha garantizado que el plantel de Curicó Unido podrá seguir ejerciendo como local en aquella cancha.

De hecho, lo que se viene para los “albirrojos” es clave, ya que de mantener el nivel que han mostrado en el torneo de la Primera “B”, son serios candidatos para quedarse con el ascenso directo a la máxima división del fútbol profesional criollo, incógnita que podría quedar dilucidada a fines del próximo mes de abril.

Respecto al estadio, las vigentes faenas permitirán disponer de una capacidad de ocho mil espectadores. Con ello, quedará pendiente la última etapa, hasta alcanzar los 12 mil espectadores, cifra que siempre fue considerada como la original.

En la vereda contraria, los curicanos fueron testigos del adiós de uno de los pocos edificios históricos que iban quedando. Tras una disputa jurídica en el mes de septiembre se concretó la demolición del ex Club de la Unión, recinto que quedó muy a maltraer, tanto por el terremoto del 2010 como por el incendio del que se vio afectado en junio del 2015.

Por su parte en el mes de octubre, el tema de la delincuencia volvió a estar en el tapete, tras el homicidio del comerciante Juan Díaz Tapia, al interior de su propio local, ubicado en la intersección de las calles Peña y Sargento Aldea. El único “consuelo” que le quedó a la familia de Díaz es que el responsable del este cruel crimen fue rápidamente detenido.

Al cierre, merece una mención el fallo emitido por el Tribunal Oral en lo Penal de Curicó que condenó a Vanessa Trigari como culpable de la muerte de su hijastro, Ángel Márquez, hecho que, por su crueldad, traspasó las fronteras de la región y del país.