Tierra de hoja

Proteger los ecosistemas nacionales y, muy particularmente, la calidad de los suelos de los bosques nativos es una tarea vital.

31 Mayo 2017   14   Editorial   Gustavo Alvarado

El Maule es una región caracterizada por su producción agrícola y forestal, las que emplean parte importante de los suelos. En ese contexto, los bosques cubren extensas áreas y se han convertido en fuente de trabajo e ingresos para muchos habitantes de esta zona.

Proteger los ecosistemas nacionales y, muy particularmente, la calidad de los suelos de los bosques nativos es una tarea vital. De ahí la importancia de una moción  aprobada en general por la Comisión de Medioambiente de la Cámara de Diputados, que se focaliza en regular y sancionar la extracción ilegal de tierra de hojas.

Se calcula que cada año se extraen aproximadamente 60 mil metros cúbicos de tierra de hoja, produciendo graves daños en los escurrimientos de aguas lluvias, cauces naturales y defensas fluviales.

En nuestra legislación, este tema se encuentra ausente, no contándose, incluso, con una definición de tierra de hoja. Además, el decreto 93 de 2009, de Agricultura, que reglamenta y abarca, entre otras disposiciones, la recuperación del bosque nativo y el fomento forestal, considera un reglamento que solo regula las intervenciones excepcionales que debe autorizar la Conaf en esta materia.

En virtud de lo anterior, la moción avanza regulando expresamente la extracción de tierra de hoja en la Ley sobre recuperación del bosque nativo y fomento forestal, lo que permite aplicar planes de manejo, al tiempo que castiga su extracción, fuera de los casos y conforme las modalidades previstas en la ley.

Más concretamente, se define que la extracción no autorizada de tierra de hoja será castigada con pena de presidio menor en su grado mínimo (desde 61 días a 540 días) y una multa de 50 a 500 Unidades Tributarias Mensuales, además del comiso de lo extraído.

Según el diputado Christian Urízar "hay muchos lugares en Chile donde las personas ilegalmente van y extraen tierra de hoja y la comercializan y no existe ninguna regulación para este tema, por lo tanto, lo que queremos es preservar la flora y fauna, queremos preservar los lugares nativos y este proyecto de ley, lo que busca, es eso, que no se produzcan irregularidades, ilegalidades”.

Este es un tema del que se habla poco y que, sin embargo, existe y afecta al bosque nativo. En nuestra región hubo incendios forestales que destruyeron centenares de hectáreas de árboles, por lo que todo lo que se haga para proteger este patrimonio es bienvenido.