Toma de Linares

Es pertinente sociabilizar la fecha puesto que, aunque sea llamativo, hay miles de linarenses que ignoran este hito en el marco de la Independencia Nacional.

08 Abril 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Con diversos actos la ciudadanía local rememoró, por primera vez, la denominada “Toma de Linares”, hecho de armas donde participó el Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme.

La celebración contempló  una eucaristía criolla que presidió monseñor Tomislav Koljatic en la iglesia Catedral; una conferencia patriótica en el Cine Teatro Municipal;  un acto en Plaza de Armas: y el mega concierto de la banda nacional “Los Jaivas”, en el principal paseo público de la urbe.

“Los linarenses debemos sentirnos orgullosos porque la Patria comienza en Linares. La historia así lo acredita. O’Higgins siendo un miliciano asaltó la Plaza de Armas, posteriormente participó de un acto ecuménico y a raíz de esta acción fue elevado al grado de coronel”, comentó el alcalde Mario Meza Vásquez.

La autoridad abogó para que esta conmemoración se proyecte en el tiempo, independiente de quien sea el jefe comunal y anunció que se trabajará en la construcción de un monumento al Padre de la Patria en la avenida Aníbal León Bustos, en las inmediaciones del trébol de acceso a la Villa de San Ambrosio.

El obispo de Linares, monseñor Tomislav Koljatic, expresó que es vital que las nuevas generaciones se empapen de la historia, participen de estos actos y este tipo de instancias crezcan con el correr de los años.

La concejala Paula Rodríguez valoró los alcances de la actividad y la necesidad que este hecho de armas se informó a los niños y jóvenes en las escuelas.

La jornada fue complementada con  baile nacional, colocación de ofrendas florales y el llamado a recuperar la “Casa Cuellar”, donde alojó Bernardo O’Higgins.

A pesar de lo anterior hay investigadores locales que aseguran que el Padre de la Patria nunca estuvo en Linares ni menos alojó en la casona de Ángela Vásquez. Así lo sostiene Fernando Diez Aljaro en diversas publicaciones.

Otro aspecto no menor tiene que ver con la “Casa Cuellar” que urge intervenir dado que su estado es precario y requiere de mejoramiento global. Se trata de una iniciativa millonaria ligada 100% al Patrimonio Comunal y que perfectamente podría servir de museo o de centro cultural para el desarrollo de actividades de extensión.

Una fiesta, además, que debe definir un nombre que le dé mayor identidad dado que el 6 de abril de 19813 lo que se vivió, según la historia,  fue la “Toma de Linares” o el “Asalto a Linares”; y que debe añadir, además de música, artesanía, gastronomía y eventos sociales.

Del mismo modo es pertinente sociabilizar la fecha puesto que, aunque sea llamativo, hay miles de linarenses que ignoran este hito en el marco de la Independencia Nacional.