Trabajo a distancia

La iniciativa actualiza la terminología de la norma contenida en el Código del Trabajo

15 Agosto 2018   8   Editorial   Gustavo Alvarado

Con el avasallador avance de las tecnologías de la información y de la conectividad las formas de trabajar están cambiando aceleradamente y son muchos quienes desarrollan su labor desde su casa o de cualquier lugar del mundo donde puedan conectarse a la red. Por ello, acaba de ingresar a trámite legislativo un proyecto que busca definir una regulación sistemática del trabajo a distancia, hoy someramente mencionado en la ley vigente.
La iniciativa actualiza la terminología de la norma contenida en el Código del Trabajo, incorporando el concepto de tecnología en general para referirse al tipo de servicios prestados bajo esta modalidad.
Por ejemplo, se caracteriza al trabajo a distancia como aquél que, en general, se desarrolla fuera de las instalaciones de la empresa bajo dependencia y subordinación del empleador, pero, especialmente, por motivos de corresponsabilidad familiar, discapacidad o reducción de tiempos de traslado.
La prestación de servicios bajo esta modalidad puede darse desde el inicio de la relación laboral, así como también acordarse durante el transcurso de esta, bajo ciertas reglas y condiciones. Con todo, se permite volver o acordar, según sea el caso, a una modalidad de trabajo presencial.
El proyecto mantiene la exclusión de límites a la jornada de trabajo para los trabajadores a distancia. Sin embargo, las partes podrán acordar una jornada limitada cuando la naturaleza de los servicios así lo permita.
El contrato de trabajo deberá contener todas las estipulaciones exigidas en el Código del Trabajo (lugar y fecha del contrato, individualización de las partes, etc.) y, adicionalmente, identificar si el tiempo servido fuera de la empresa es total o parcial; el lugar o los lugares acordados con la empresa desde donde se prestarán los servicios; y el tiempo de duración del acuerdo de trabajo a distancia, el cual podrá ser indefinido, por un tiempo determinado, o bien durante ciertos períodos del año.
Además, se debe incluir los sistemas de control y gestión que utilizará el empleador, los que no podrán vulnerar los derechos fundamentales del trabajador; la determinación de la propiedad de los equipos y materiales con los que se prestarán los servicios pactados y las condiciones físicas y técnicas de restitución de aquellos elementos que sean de propiedad de la empresa; y los gastos, costos de operación, mantenimiento y reparación relacionados a este trabajo que serán de cargo del empleador, los que no constituirán remuneración para todos los efectos legales.
Por último, se exige incorporar la circunstancia de haber acordado que el trabajador podrá distribuir su jornada en el horario que mejor se adapte a sus necesidades.
Una serie de normas que apunta a un objetivo que consiste en actualizar el cambiante mundo laboral.