Transparencia en partidos políticos

Es que las 33 colectividades incluidas en la evaluación promediaron un 2,73, de una escala de 1 a 7, en el cumplimiento de las 21 obligaciones legales contempladas en el informe. Es decir, promedio rojo y en calidad de repitentes por no haber estudiado la materia de transparencia durante el último año.

30 Abril 2017   6   Editorial   Gustavo Alvarado

En el transcurso de la semana que está terminando, se dio a conocer el Índice de Transparencia en Partidos Políticos 2017, elaborado por Chile Transparente, cuyos resultados arrojaron que en el conjunto las colectividades siguen al debe, lo que no deja de ser preocupante ya que se ha cumplido poco más de un año de la promulgación de la Ley 20.915, que regula a las tiendas políticas en materia de transparencia.

Es que las 33 colectividades incluidas en la evaluación promediaron un 2,73, de una escala de 1 a 7, en el cumplimiento de las 21 obligaciones legales contempladas en el informe. Es decir, promedio rojo y en calidad de repitentes por no haber estudiado la materia de transparencia durante el último año.

Esto no es un tema menos, ya que tal como lo dijo el director ejecutivo de Chile Transparente (Capítulo Chileno de Transparencia Internacional), Alberto Precht, lo más preocupante es que en ítems como ingresos y egresos económicos y declaración de intereses y patrimonio de candidatos y miembros de sus órganos ejecutivos, las colectividades políticas del país no son capaces de superar la nota 2 en promedio. Es decir, paupérrimo desempeño.

El mismo director ejecutivo dio un tirón de orejas a los partidos políticos, recordándoles que este tipo de declaraciones y otras, son parte de la ley y, por ende, una obligación, cuyo incumplimiento está sujeto a una sanción por parte del Servel, recalcando que lo que se observa en este estudio es un incumplimiento.

A dichas exigencias, el informe incorpora otros 13 indicadores que, si bien no son obligatorios legalmente, se destacan por tratarse de buenas prácticas; por ejemplo, la presencia de un código de ética y procedimientos para postular a cargos de elección popular, entre otros. Al promediarlos junto a las disposiciones contempladas en la Ley 20.915, los partidos bajan aún más su evaluación, llegando a un 2,39.

Como no se trata de echarlos a todos al mismo saco, diremos que las colectividades mejor evaluadas fueron Renovación Nacional (RN); el Partido Socialista (PS); Revolución Democrática (RD) y el Partido Progresista (PRO), con un puntaje promedio de 6,9; 6,8; 6,4 y 6,4, respectivamente, si se contemplan solo las obligaciones legales.

Por su parte, si bien mantiene nota azul (4,0), la UDI es la tienda que más cae en su evaluación al analizar las exigencias legales y las 13 voluntarias, en comparación al 4,9 logrado en 2016. Mientras, al igual que el año pasado, los partidos Radical y Comunista siguen con promedio rojo, inferior a 2,5.