Transporte escolar

Es fundamental que los padres soliciten medidas básicas de seguridad para este tipo de vehículos

24 Febrero 2018   23   Editorial   Gustavo Alvarado

Se acerca marzo y el inicio del año escolar. Muchos estudiantes se trasladan desde sus hogares a establecimientos educacionales en furgones, por lo que es fundamental que los padres soliciten medidas básicas de seguridad para este tipo de vehículos.
Una de las exigencias que se debe considerar es que los asientos deben ir siempre hacia el frente y con un respaldo igual o superior a 35 centímetros. Si el vehículo es del año 2007 en adelante, debe contar con cinturón de seguridad para cada uno de los asientos. Hay que tener en cuenta, además, que el furgón debe ser de color amarillo o blanco y que debe contar con la debida identificación de “Escolares” en el techo, en la ventana izquierda del vehículo y en la ventana trasera.
También hay que poner ojo en la cantidad de niños que se transporta, pues los vehículos tienen una capacidad limitada y, a veces, van sobrecargados, lo que podría ser peligroso.
A la hora de contratar este tipo de servicios, se recomienda suscribir un contrato por escrito con el conductor. De esta forma, el acuerdo entre las partes será más transparente y podrá ser útil ante eventuales incumplimientos.
De acuerdo a los datos del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones, el parque de transporte escolar que está inscrito a lo largo del país supera actualmente los 23 mil vehículos con un promedio de antigüedad cercano a los ocho años cada vehículo.
Punto importante es ratificar los antecedentes tanto de los conductores, como auxiliares y vehículos. Mediante el ingreso de los RUT y patentes se pueden obtener todos los datos necesarios para asegurarse que todo esté en regla.
Recuerde que el transporte escolar podría llevar a sus propios hijos por lo que es importante respetar a los furgones y prevenir accidentes. La seguridad de nuestros niños y niñas es responsabilidad de todos.
En caso de tener niños, converse con sus hijos para que durante el traslado se mantengan tranquilos al interior del furgón y no molesten al conductor. Asimismo, deben bajar y subir del vehículo donde puedan hacerlo con seguridad.
Si el conductor del furgón lleva más de cinco niños en edad preescolar, deberá viajar acompañado de otro adulto, debidamente registrado en la Seremi de Transporte respectiva.
En definitiva, estos son algunos elementos que hay que tener presentes a la hora de contratar este servicio, que debe cumplir con todas las normas necesarias para que los menores no corran peligros innecesarios.