Traslado de temporeros

Es clave realizar permanentes fiscalizaciones a estos transportes. No siempre cuentan con toda la reglamentación y muchas veces son vehículos viejos. Un constante control ayudará a detectar irregularidades que pueden generar alguna tragedia.

18 Enero 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Este lunes ocurrió un lamentable accidente de tránsito que dejó una persona fallecida. El vehículo involucrado transportaba a ocho temporeros que debían  realizar labores agrícolas.

La conductora del furgón los trasladaba hacia Sagrada Familia, pero por causas que se desconocen  traspasó el eje de la calzada, en pleno puente Rauco, rompiendo parte de sus barreras, y luego cayó al lecho del río Teno, en una zona donde no circula agua.

Las consecuencias fueron fatales,  la mujer que conducía el vehículo falleció instantáneamente debido al fuerte impacto. En tanto, los trabajadores quedaron heridos, algunos con riesgo vital. Personal de Carabineros y voluntarios de Bomberos rescataron a las personas que quedaron atrapadas entre los fierros de la máquina. Todos fueron derivados al Hospital de Emergencia de Curicó.

Según Carabineros, el viaje desde Rauco tenía como destino el fundo Santa Elba, en Sagrada Familia, para participar en labores de cosecha de cerezas. El fiscal a cargo del caso, dispuso la presencia de la Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT) de Carabineros  de Talca. Todo ello para investigar las causas del accidente,  y si el vehículo contaba o no con los respectivos permisos para transportar a trabajadores.

De inmediato la Inspección del Trabajo de Curicó  abrió una investigación administrativa, según anunció la seremi del Trabajo, Elia Piedras. Se determinará si el furgón era prestador de servicios o tenía una relación laboral con la empresa y revisar si existen seguros comprometidos. También se fiscalizará los contratos de los accidentados, para asegurar que estén escriturados, con las cotizaciones al día y así acceder a la cobertura médica necesaria.

Aún no se determina si aquí hubo irregularidades. Lo cierto es que es clave realizar permanentes fiscalizaciones a estos transportes. No siempre cuentan con toda la reglamentación y muchas veces son vehículos viejos. Un constante control ayudará a detectar  irregularidades que pueden generar alguna tragedia.

Por ejemplo, la mañana del 5 de  enero se realizó una fiscalización  a doce vehículos en la Alameda de Talca. Dos de ellos  excedían la antigüedad máxima permitida para esa labor, y uno  no portaba un letrero reflectante que indicara que transportaba a trabajadores agrícolas. Incluso en uno de estos casos los ocupantes tuvieron que dejar el bus que no pudo continuar con el recorrido. Además, hubo multas.

 Controles reiterados por parte de los organismos correspondientes son necesarios para la seguridad de muchos maulinos que a diario ocupan estos servicios con motivos laborales