Tratamiento de aguas servidas

El destino de las aguas tratadas constituye un tema fundamental

13 Marzo 2018   11   Editorial   Gustavo Alvarado

La escasez de agua y el mal uso que hacemos de este vital elemento es una preocupación a nivel mundial. Es por ello que permanentemente se realizan campañas con el fin de educar a la población. En nuestra región eso adquiere mayor importancia debido al marcado acento agrícola que caracteriza la actividad económica.
Por ello, se estudia en la Cámara de Diputados un proyecto de ley que privilegia la disposición de aguas servidas tratadas para usos en actividades agrícolas y mineras, a fin de optimizar el recurso hídrico, priorizando el uso de este tipo de aguas para dichos efectos en vez de agua potable, que se destinaría para el consumo humano.
El tratamiento de las aguas servidas se ha incrementado en el país sustancialmente en los últimos años, alcanzando un nivel de cobertura cercano al 83% respecto a la población urbana nacional. Por tanto, la manera como se lleva a cabo el proceso y el destino de las aguas tratadas constituye un tema fundamental, considerando que estamos en tiempos de optimizar el recurso hídrico en nuestro planeta.
Actualmente, el uso de las aguas tratadas depende del proceso tecnológico que se haya aplicado y si se trata de un cuerpo receptor natural o artificial. Dentro de los artificiales se encuentran los canales de regadío. Si una empresa quisiera destinar el agua tratada a actividades de regadío debiera, en principio, contar con la autorización de las asociaciones de canales de regadío involucradas, con anterioridad a la obtención de la concesión misma, pues el decreto que otorga la concesión debe indicar el cuerpo receptor y el punto de descarga de las aguas.
Mediante este proyecto se pretende que la propia ley general de servicios sanitarios establezca que las concesionarias privilegien el destino de las aguas tratadas a los cuerpos receptores artificiales para, por ejemplo, desarrollar actividades de riego.
Tema que adquiere gran relevancia debido al cambio climático y la creciente escasez de agua para uso humano y de riego. Justamente en esta materia se encuentra en desarrollo la discusión sobre el Código de Aguas, materia de ha generado gran controversia y que con la llegada de la nueva Administración debería ser revaluada.
Todo lo relacionado con el agua es vital para nuestro país, por lo que todas las iniciativas que vayan en el sentido de optimizar el uso de este recurso son bienvenidas y deben ser sometidas a discusión para llegar a los necesarios consensos.