Turismo: ¿cuál es el horizonte?

Es válido reconocer el trabajo de quienes si se preocupan por entregar un servicio de calidad, invitando al turista a querer volver.

28 Septiembre 2018   7   Editorial   Gustavo Alvarado

En la jornada de ayer se conmemoró en Chile el Día del Turismo, actividad económica que hace un tiempo viene posicionando a Chile en la vitrina mundial por la atractiva oferta que nuestro país ofrece en términos naturales, porque en cuanto a servicios asociados todavía hay mucho por mejorar.
Pero, ¿cómo estamos como región en esta materia? A nivel local, bajo el concepto de la transformación digital, el Maule se sumó a la celebración, dando cuenta de las nuevas herramientas que estarán disponibles para el sector, con la intención de incentivar la innovación en los empresarios y emprendedores del sector.
Más allá de los anuncios, el discurso que desde hace algún tiempo se viene repitiendo es que existe la convicción en que el turismo es uno de los ejes principales para el despegue de la economía regional. ¿Cuáles han sido las acciones que han reforzado ese argumento?
Hace unos meses se anunció que se trabajará en un proyecto de señalética turística en la región, para apoyar de esta manera a los municipios que siempre cuentan con recursos más limitados para efectuar inversiones de este tipo. ¿Dónde se ha instalado esta señalética o aún está el proyecto envuelto en la burocracia administrativa? Se viene la temporada estival, momento ideal para contar con algo de infraestructura –aunque sea vial- para orientar a quienes nos visiten en el Maule.
¿Cómo está la oferta de servicios básicos para el turista? ¿Qué está haciendo el comercio local para hacer más atractiva la llegada de visitantes foráneos? ¿En qué están trabajando los municipios para ofrecer a los turistas las particularidades de sus comunas?
Estas son algunas interrogantes que surgen cada vez que hablamos de turismo. Así también, es válido reconocer el trabajo de quienes si se preocupan por entregar un servicio de calidad, invitando al turista a querer volver.
La invitación es a empezar a dejar de lado las palabras que hablan sobre las potencialidades de desarrollo del turismo y abocarse a darle cuerpo a dicho discurso. La Región del Maule tiene mucho por entregar y en tiempos donde las industrias están en retirada en la zona, debe ser la explotación sustentable de nuestras bondades naturales, a través de experiencias innovadoras que resalten las particularidades de la región, la que reimpulse a nuestra zona en una senda de desarrollo. El horizonte está trazado, ahora se debe ir por él.