Un agosto juvenil y con experiencia

Ser adulto mayor ya no es sinónimo de retiro, de inmovilidad o decrepitud. Hoy los adultos mayores son capaces de desarrollar muchas tareas y tienen la motivación para hacerlo.

28 Agosto 2017   5   Editorial   Gustavo Alvarado

Valentina Caniumil tiene 23 años y hace un año inició un negocio por internet de venta de productos chinos. Se llama “Emporio Valentina” y pese a que no gana mucho dinero, le alcanza para costear parte de sus gastos como estudiante de la carrera de Nutrición.

Camila González, de 24 años, es nutricionista y, al igual que Valentina, se maneja al revés y al derecho en las redes sociales. Camila optó por utilizar su Facebook como una herramienta para promocionar sus servicios. Para eso entrega consejos en su página para una alimentación saludable.

Estas jóvenes forman parte de ese cada vez más numeroso grupo de jóvenes emprendedores que utiliza la tecnología como su motor de vida. Aun antes de finalizar sus estudios, son capaces de elaborar un proyecto, ligado casi siempre a internet o a las redes sociales, para dar vida a sus inquietudes personales y profesionales.

Valentina y Camila participaron el fin de semana en la “Cumbre Joven”, evento organizado por el Injuv en la Alameda de Talca, que cerró el Mes de la Juventud. Una fiesta donde se dieron cita, además, grupos musicales, talleres abiertos a la comunidad y servicios públicos que acercaron su oferta al segmento juvenil.

Todo esto en el mes que tradicionalmente se ha identificado con los adultos mayores. La frase “pasar agosto” es un lugar común dentro del imaginario de la ciudadanía. Y resulta hasta paradójico que se celebre a jóvenes y abuelos en este mes.

Sin embargo, sucede que los adultos mayores también se han interesado por la tecnología. Cada día aumentan las personas de más de 65 años que se interesan, ya sea por su propia cuenta o porque se inscriben en talleres, en comunicarse a través de las redes sociales.

Ser adulto mayor ya no es sinónimo de retiro, de inmovilidad o decrepitud. Hoy los adultos mayores son capaces de desarrollar muchas tareas y tienen la motivación para hacerlo.

¿Y si junto a Camila y Valentina celebraran agosto sus abuelos y abuelas? ¿Y si se organizara en este mes emblemático un encuentro entre generaciones? Entre los que están iniciando su vida adulta y quienes vienen de vuelta, en una cita que perfectamente podría derribar barreras y promover un acercamiento productivo entre la juventud y la experiencia.