Un día que el Maule no podrá olvidar

La destrucción de este sismo y tsunami dejaron una huella difícil de olvidar. Hoy es un día especial, y aún cuesta olvidar a ese fatídico momento

27 Febrero 2017   9   Editorial   Gustavo Alvarado

Han pasado siete años desde que ocurrió el terremoto del 27/f en nuestro país. Uno de los más grandes de la historia.

La destrucción de este sismo y tsunami dejaron una huella difícil de olvidar. Hoy es un día especial, y aún cuesta olvidar a ese fatídico momento. Muchos compatriotas perdieron la vida y miles de personas quedaron sin hogar.

El paso del tiempo ha ayudado a dejar atrás esos recuerdos. Los primeros años después de la tragedia, no había otro tema que el terremoto, lentamente los maulinos salieron adelante y ese trauma parece ser cada vez menor.

Este fin de semana un importante medio escrito de circulación nacional informó que aún hay casi 2.500 familias que no han recibido sus viviendas tras esa fatídica fecha. El proceso de reconstrucción liderado por el Ministerio de Vivienda comprometió más de 224 mil subsidios, se han entregado 222.604 viviendas, la cartera ha invertido más de 52 mil millones de pesos para levantar conjuntos habitacionales y diversas obras urbanas como parques, etc.

Son tantas cifras y estadísticas, que sin duda, demuestran que vivimos la emergencia más grande ocurrida en el país.

Ha siete años de la tragedia, también queda en evidencia, que aún hay mucho por hacer y que el tema no está totalmente superado. Es cosa de caminar por el centro de la ciudad de Talca y cuesta creer que, por ejemplo, tengamos aún esquinas casi intactas desde aquella noche. Es el caso de calle Uno Sur con Cuatro Oriente. Por un lado, el edificio donde funcionó el banco Santander,  al frente el Mercado, y las Escuelas Concentradas.

Si bien, se está trabajando en la reconstrucción de estos recintos, el proceso ha sido más largo de lo esperado y es lamentable que en un punto donde circula tanta gente ,a través del paseo peatonal,  siga existiendo este panorama que no le hace bien a la imagen ciudad.

Son varias las calles, que aún nos hacen recordar el 27/f, en pleno centro, sitios eriazos, muchos a la venta, pero a valores tremendamente altos.

En fin, como vemos, el terremoto sigue dando que hablar, hay muchos aspectos que considerar. Por un lado se perdió valioso patrimonio, y por otro se generó una renovación de la infraestructura de pueblos y ciudades.

Hoy, a siete años del megasismo, todos podemos sacar nuestras propias y diversas conclusiones. Lo importante, es que sí estamos más preparados para enfrentar una emergencia.