Una elección de dulce y agraz

El espectro político cambió, a lo menos en Curicó.

22 Noviembre 2017   4   Editorial   Gustavo Alvarado

El reciente proceso eleccionario, como suele ocurrir, trajo alegría para vencedores y frustración para quienes buscaban la elección o reelección a un cargo público, ya sea un escaño en el Congreso Nacional, o un sillón ante el Consejo Regional. De paso, dejó un cambio en el espectro político local, a lo menos en la provincia de Curicó, que aún no deja de llamar la atención.

“En esto, es sin llorar”, la frase que en más de alguna ocasión se le escuchó al otrora líder de la Democracia Cristiana, diputado Roberto León, quien en esta “pasada” le correspondió bailar con la fea. Sus tradicionales electores, los mismos que en los dos comicios anteriores lo izaron con espectaculares primeras mayorías en esta provincia, en esta oportunidad simplemente le dieron la espalda y frustraron su reelección.

Sin duda, es la salida de la escena de uno de los grandes y controvertidos  de la política local, lo que abre la puerta de entrada a otros que ya miran a cuatro años plazo ese sillón dejado por León, en la Cámara baja. El principal de ellos es Javier Muñoz, alcalde de Curicó, que de seguir el camino natural, dejará en solo un par de años el espacio para que otros de su partido, la Democracia Cristiana, se ilusionen con sucederlo en el municipio.

Dicen en un sector de la DC curicana, que la caída de León no afecta el poderío de la colectividad en Curicó, ni de la Nueva Mayoría, más aún porque Muñoz se consolidó con la elección de Ximena Rincón como senadora, y de la ex Gobernadora  Cristina Bravo a un sillón del CORE, pero otros en la interna no dudan en precisar que la “sorpresa León” aún podría dejar heridos en el camino, tras la segunda vuelta del 17 de diciembre.

En la vereda del frente en tanto, aún sacan cuentas alegres tras los resultados avasalladores alcanzados: Celso Morales (UDI) y Hugo Rey (RN) reelecto y electo diputados, respectivamente, con votaciones históricas para ambos y para su colectividades, rubricado ello por la elección de tres senadores muy vinculados a la zona, Juan Antonio Coloma, Juan castro y Rodrigo Galilea, más tres de los cinco consejeros regionales.

“Un equipo de lujo para la provincia” han mencionado varios del sector, quienes añaden que hoy la prioridad es la segunda vuelta, pero no dejan de lado las cifras que igualan las fuerzas de Renovación Nacional a las de la UDI en esta provincia, lo que tendrá su punto de ajuste (o desajuste)  en el momento en que haya que tomar decisiones vitales, sea el gobierno que sea.

En suma, un proceso eleccionario que vino para la puerta norte de la región  con dulce y agraz, respectivamente. Con sorpresas y cambios. Estos últimos, los de corto plazo pudieran vislumbrar sus efectos, ahora pronto, a partir de la noche del 17 de diciembre, tras la segunda vuelta. Ello mostrará que el espectro político cambió, a lo menos en Curicó.