Uso de ciclovías

Es de esperar que los proyectos que vengan vayan generando mejores infraestructuras en ciclovías, con mayores estándares, donde la convivencia vial entre automovilistas y ciclistas sea más segura.

28 Agosto   104   Editorial   Gustavo Alvarado

En la jornada del pasado lunes, desde la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo entregó datos estadísticos e hizo una evaluación del impacto de la implementación de ciclovías de alto estándar en Talca.


Como datos relevantes, en los últimos 18 meses, el número de pasadas por estas vías exclusivas para ciclistas totaliza un millón 785 mil 981, a lo largo de los 14,6 kilómetros que se han implementado en la comuna.


Una cifra no menor, ya que las estadísticas de la Encuesta Nacional de Medio Ambiente de 2018 cifra que en esta zona predomina el uso de la bicicleta, en relación a otros puntos del país, ya que el promedio nacional alcanza al 7%, en circunstancias que en Talca es el 15%.


Por lo tanto, los números indican que la infraestructura vial debe considerar ampliar la capacidad de ciclovías en la comuna. De ahí que se hace necesario que los proyectos que intervengan en conectividad vial deban contemplar la construcción de pistas para bicicletas.


Así también lo dijo el seremi de Vivienda y Urbanismo, Gonzalo Montero, quien dio cuenta de iniciativas que irán completando el entramado vial para el medio de transporte de dos ruedas.


“Con la segunda etapa de la avenida Lircay, el par vial centro, el desarrollo de la 26 Sur -que son proyectos con diseño aprobado y prontos a ejecutar- debiésemos venir a complementar este entramado”, manifestó la autoridad.


Es de esperar que los proyectos que vengan vayan generando mejores infraestructuras en ciclovías, con mayores estándares, donde la convivencia vial entre automovilistas y ciclistas sea más segura. Es cierto que, para ampliar la red de ciclovías, en tramos y sectores hubo que adecuar la mezquina infraestructura existente (y lo planteamos así porque en Chile abundan las calles estrechas), quitando una pista a calles angostas para ceder espacio a las ciclovías, lo que no gustó mucho a los automovilistas que a diario utilizan la calle 6 Oriente, por ejemplo.


El desafío es, junto con ampliar la red de ciclovías, generar el cambio cultural que permita fomentar el uso seguro y responsable de la bicicleta como medio de transporte.