¡Vamos por lo saludable!

“…la obesidad que hoy día tiene un costo directo del 2% del gasto en salud”

03 Marzo   28   Editorial   Gustavo Alvarado

La Junaeb dio a conocer los resultados del Mapa Nutricional 2018, datos que arrojaron que un 51,8% de los estudiantes tienen obesidad y sobrepeso. Las cifras más preocupantes se relacionan con la primera infancia, donde la prevalencia de sobrepeso y de obesidad en pre-kínder, kínder y primero básico aumentó en promedio en 1,3 puntos porcentuales en comparación con el año anterior. También destaca el aumento en la obesidad en estudiantes de kínder, con un crecimiento de 2,5 puntos porcentuales.
Fuera del impacto que provoca saber que se trata de pequeños que recién están comenzando a desarrollarse y que ya presentan problemas que a la larga, de no tratarse, los puede seguir perjudicando a futuro, es importante recalcar que aún estamos a tiempo.
Si bien algunos niños, adolescentes y jóvenes ingresaron a clases, mañana y el martes es el retorno masivo a las aulas en la región, oportunidad que debiéramos aprovechar los padres para guiar a los hijos a consumir una alimentación más saludable, cueste lo cueste.
En esta línea, la propia subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, indicó hace unos días que “a través de APEC (países miembros), estamos comprometidos con el cambio de nuestra realidad frente a la obesidad que hoy día tiene un costo directo del 2% del gasto en salud, sin hablar de los costos indirectos. De allí que el plan va a ir orientado principalmente hacia la prevención, educación y comunicación. Todo ello en el marco de políticas públicas intersectoriales”, precisó la autoridad.
Y es que la obesidad es una causa directa de morbilidades y de dificultades emocionales del comportamiento en la niñez, incluyendo complicaciones intestinales, musculoesqueléticas y ortopédicas e inicio rápido de enfermedades cardiovasculares y diabetes; además de depresión y estigmatización, advierten los especialistas.
Mayor consumo de verduras y frutas, incluyéndolas en las colaciones escolares, más actividad física, menos sedentarismo, bajar el consumo de bebidas azucaradas, frituras y alimentos con sellos de advertencia “Alto en”, son algunas de las recomendaciones principales de los expertos para revertir esta situación.
El llamado es a comenzar marzo, enfocados en los estilos de vida saludables y que esta motivación sea multisectorial. Por su parte el Gobierno anunció que se están articulando los esfuerzos a través del trabajo conjunto entre los ministerios de Educación, Deporte, Desarrollo Social, Sistema Elige Vivir Sano, la academia, sociedad civil, entre otros. ¡A sumarse al movimiento!