Veredicto en Caso Concejales

La incertidumbre ahora se traslada respecto a la posibilidad que recaiga, sobre los ahora condenados, una inhabilitación para cargos u oficios públicos

18 Abril 2017   15   Editorial   Gustavo Alvarado

Tras un juicio de carácter simplificado, el pasado jueves se vivió una jornada clave en la “carpeta original” del denominado “Caso Concejales” de Curicó.

Con el veredicto de carácter condenatorio por el delito de fraude al fisco sobre la figura de tres actuales ediles y otros seis ex miembros del concejo curicano concluyó un largo proceso, cuyo inicio se remonta al 3 de junio de 2014, cuando un grupo de ciudadanos presentó una querella en el propio Juzgado de Garantía, a fin de que se estableciera la legalidad de los gastos realizados por los concejales, en viajes tanto dentro como fuera del país, a fin de participar en seminarios, capacitaciones o actividades de diversa índole, las que eran financiadas con dineros provenientes del propio municipio.

La investigación, que en una primera instancia estuvo bajo la tutela del fiscal Miguel Gajardo, para luego pasar a manos de su par, Francisco Javier Ávila, determinó que las sospechas expuestas por quienes presentaron la querella eran ciertas, ya que la totalidad de los concejales del anterior período incurrió en algún momento en el citado delito, presentando boletas falsas para justificar diversos periplos, o bien dejando de lado el reintegro de dineros correspondientes a viáticos, que eran facilitados por la municipalidad de Curicó.

Tras el veredicto, el foco de interés se concentrará en la respectiva sentencia, donde tanto el Ministerio Público como los querellantes ya solicitaron las correspondientes penas. Aquella resolución será dada a conocer por el Juzgado de Garantía de Curicó el próximo jueves al mediodía. Tomando en cuenta las penas que van de la mano con el citado delito, además de las atenuantes que se puedan considerar, la incertidumbre ahora se traslada respecto a la posibilidad que recaiga, sobre los ahora condenados, una inhabilitación para cargos u oficios públicos.

Por el lado de quienes defienden a los 11 imputados (entre actuales y ex concejales), en lo general, las alocuciones han coincidido en señalar que la totalidad de los cuestionados viajes “sí se hicieron”, recalcando que cuando correspondía, sus representados reintegraron los respectivos recursos, que dicen relación a viáticos de diversa índole, independiente de que tal acción, en algunos casos, haya sido algo “tardía”. Por lo mismo, el “error” y no el “delito” estarían “en la manera” como se rindieron tales viáticos.

Independiente de lo que llegue a suceder, tomando en consideración que lo más probable es que quienes defienden a los ex y actuales concejales apelen al fallo en las instancias que aún restan, la reflexión que queda es que, dejando de lado las motivaciones que en su momento los llevó a dar aquel paso, quienes presentaron la respectiva querella no estaban tan “equivocados”.