Vida silvestre en peligro

Es importante preocuparse de lo que ocurre con los animales que han perdido su hábitat y que han sido desplazados

12 Febrero 2017   3   Editorial   Gustavo Alvarado

Tras las graves consecuencias de los devastadores incendios forestales que han afectado a la zona central del país emergen innumerables problemas y afectados por el fuego. Más allá de las lamentables cifras de hectáreas consumidas, víctimas fatales y damnificados, emerge la mortalidad  de cientos de animales tanto domésticos como silvestres.

Durante la semana se ha conocido el trabajo que realizan varias instituciones como el SAG y Codeff para rehabilitar a animales heridos y rescatados de los sectores amagados por los siniestros.

Están los casos de dos pudúes que resultaron gravemente heridos y que ahora se encuentran en la Casa Chueca sometidos a un tratamiento intensivo para recuperarlos y, más adelante, devolverlos a su ambiente natural.

Es importante preocuparse de lo que ocurre con los animales que han perdido su hábitat y que han sido desplazados.   

Pero también hay un daño que no se advierte a primera vista pero que tiene un efecto muy preocupante sobre el equilibrio de los ecosistemas y que son las abejas.

Millones de abejas en sus cientos de colmenares ya han muerto producto del fuego y la devastación que las llamas han provocado. El humo las afecta  y las cenizas harán que las flores en algunos casos mueran y no tendrán por lo tanto alimento.

Ello puede tener impredecibles consecuencias puesto que estos insectos tienen un importante rol en la polinización de plantas y cultivos. Su reducción puede generar daños a la producción agrícola.

Asimismo, deja a los propietarios de los panales en una complicada situación, puesto que los productos de miel y sus derivados dan el sustento a un gran número de productores.

Por ello, es urgente que las autoridades se preocupen de ir en ayuda de quienes puedan estar afectados por esta situación.

Misael Cuevas, presidente de la Federación Red Apícola Nacional, recalcó que “es sumamente importante que la gente entienda que si queremos recobrar algo de la flora y fauna de los sectores dañados por el fuego, tenemos que comenzar por recuperar a nuestros polinizadores, y esas son las abejas”.

Así como es primordial  dar solución a los cientos de familias que lo perdieron todo en los incendios, también lo es prestar atención a “nuestro hermanos menores” como decía San Francisco.