Vinos patrimoniales

Los vinos patrimoniales son todos aquellos productos y/o procesos que tienen una significación social y simbólica y que además son parte de la historia y el desarrollo particular de una comunidad asociada a un territorio específico.

07 Noviembre 2017   17   Editorial   Gustavo Alvarado

Hace pocos días se llevó a cabo una exitosa feria del vino país en Cauquenes, donde se presentaron numerosos mostos provenientes de pequeñas viñas que elaboran productos de gran calidad, muy ambicionados por los expertos y el público conocedor.

Se trata muchas veces de sepas escondidas en viejos viñedos del Maule, Ñuble y Biobío cuyas  cepas tintas y blancas como Cinsault, Carignan, País, Moscatel y Semillón, entre otras, han tenido un despegue valorado por críticos y consumidores.

ProChile ha desarrollado este año un ambicioso plan sectorial destinado a promover estos vinos en el mundo. En Julio, 10 viñas productoras de las cepas llamadas Patrimoniales estuvieron en Bogotá Colombia, en una misión que incluyó visitas en el mercado, degustaciones y reuniones con importadores. Ahora otras 11 viñas saldrán a una misión en Europa, donde recorrerán Holanda, Bélgica y Francia.

El director de ProChile, Alejandro Buvinic explicó que “algunos hablan de nuevas cepas, pero la verdad es que son parte de la historia de Chile y fundamentales en nuestro patrimonio vitivinícola. Hay algunas parras que con facilidad traspasan los 100 años y su proceso de producción se ha ido heredando de generación en generación. Esta vez ProChile ha querido trabajar con ellos para darle un nuevo impulso a los vinos chilenos y a nuestros envíos. Hoy nuestro país es cuarto exportador mundial de vinos y queremos complementar la oferta ya conocida con productos y variedades que forman parte de nuestra identidad”.

El Subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier, destacó la importancia de “hacer partícipe en todos los niveles a pequeños productores e industriales, de los beneficios de los mercados preferentes en los que el vino chilenos está presente. No es casualidad que el vino chileno sea el cuarto en el mundo, lo que habla del tremendo potencial de este producto y por eso seguiremos apoyando con la misma fuerza para que estas cepas tradicionales del país puedan posicionarse de igual forma en estos mercados”.

Los vinos patrimoniales son todos aquellos productos y/o procesos que tienen una significación social y simbólica y que además son parte de la historia y el desarrollo particular de una comunidad asociada a un territorio específico.

Se incluyen en esta definición las uvas o procesos de vinificación que cumplan con esas características, pero más que “uvas patrimoniales” lo trascendental radica en las tradiciones y el rescate de su historia, que considera varias generaciones antecesoras.

Por la evolución de los mercados y las nuevas tendencias, existe una gran oportunidad para las viñas que producen estos vinos que son crecientemente apreciados. El respaldo de los organismos públicos es un gran incentivo a seguir trabajando en productos orgánicos y que rescatan estas viejas tradiciones.