"Yo sí voto"

Causa extrañeza que se hiciera masiva sólo a días de la elección, lo que revela el “temor” que acecha al gobierno por la posible baja de participación.

20 Octubre 2016   11   Editorial   Gustavo Alvarado

La campaña #YoSíVoto busca incentivar a las personas mayores de 18 años para que acudan a sufragar en las próximas elecciones municipales. No pasó inadvertida, pues se difundió a través de distintos medios de comunicación y redes sociales, mostrando a las autoridades del oficialismo llamando a los ciudadanos a no abstenerse de participar.

La provincia de Cauquenes no fue la excepción, pues el gobernador Gerardo Villagra fue activo, visitó radios locales, se reunió con jefes de servicios, recorrió el centro de la ciudad, recalcando “la importancia de cumplir con este deber cívico, que nos permitirá renovar a nuestras autoridades locales en cada una de las comunas de Cauquenes, Chanco y Pelluhue”.

 Acción territorial que complementa la realizada a través del video que muestra al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés; la ministra de Trabajo, Ximena Rincón; y el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz; entre otras haciendo el llamado a votar bajo la consigna "Yo sí voto”.

La idea central de la iniciativa de difusión es que las personas mayores de 18 años se acerquen a los locales de votación para sufragar. Causa extrañeza que se hiciera masiva sólo a días de la elección, lo que revela el “temor” que acecha al gobierno por la posible baja de participación.

En Cauquenes, al igual que lo que pasa en el resto de las provincias del Maule, la comunidad va a votar, lo cual se demuestra en ser unas de las zonas con mayor participación a nivel nacional. Por eso será interesante ver el efecto de la campaña oficialista, pues si baja el número de votantes será evidente que la abstención será una tendencia que llegó a instalarse, al igual que lo que sucede en países de distintas orbitas donde la gente lisa y llanamente no se motiva por ser parte de las elecciones.

Las cartas están echadas y el despliegue de la campaña estará en la retina colectiva de los ciudadanos, por tanto se verá si sirven o no este tipo de acciones de último momento.

Si no logra el efecto esperado, mostrará que nuestra ciudadanía no estaba en condiciones, ni preparada, para asumir el voto voluntario. Aunque es evidente que abstenerse es también una opción. El punto está en la forma en que se reencantará a la ciudadanía para que aumente su participación.