Domingo, 16 de Junio de 2019
Su familia la buscaba desde la Navidad en el barrio norte de Talca

18 años tenía la joven cuyo cuerpo apareció en el río Claro con signos de un cruento asesinato

PDI logró ayer identificar el cadáver y notificar a los parientes. Para hoy está programada la autopsia a cargo de la médico legista del SML de Santiago, Vivian Bustos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Enero 2019

TALCA.- Los detectives más antiguos no dudaron ayer en recordar el crimen de María Soledad Opazo, ocurrido a mediados de los años ochenta en el sector del puente La Calchona, en Talca, cuando se fueron conociendo los detalles que rodearon el hallazgo del cadáver de una mujer en el río Claro, durante la noche del domingo. Con el paso de las horas, se logró identificar el cuerpo y notificar a los familiares cercanos.
Según confirmaron fuentes calificadas, la víctima corresponde a una joven de 18 años, domiciliada en el barrio norte de Talca. Sus familiares habían presentado una denuncia por presunta desgracia en la Cuarta Comisaría de Carabineros de Talca el 25 de diciembre pasado, esto es, el día de Navidad, luego que saliera de su hogar y no regresara más. Hasta ayer, cuando los detectives notificar a sus parientes más cercanos.
El cuerpo de la joven fue encontrado por terceras personas flotando boca arriba -según versiones extraoficiales- en la orilla poniente del río Claro, paralela a la Circunvalación y a la altura de las calles 12 y 14 Norte, cerca de una antena para celulares. El lugar fue cercado de inmediato por personal de Carabineros, cerca de las diez de la noche del domingo.

HALLAZGOS
Con el avance de los minutos, se constituyó esa misma noche la fiscal de turno, Gabriela Vargas, junto con detectives de la Brigada de Homicidios (BH) y peritos del Laboratorio de Criminalística (Lacrim), ambos de la PDI de Talca. Previamente, personal del Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de Carabineros tuvo que rescatar el cuerpo sin vida, dando paso al examen externo del cadáver.
Las primeras constataciones arrojaron que se trataba de una mujer, con edad estimada de 25 a 35 años, aunque ese dato era tentativo debido al avanzado estado de descomposición que presentaban los restos, ya que los cálculos fueron que estuvo expuesto a la acción del agua y el sol por cerca de dos semanas, esto es, entre Navidad y Año Nuevo pasados. A ello se sumaba que el cadáver no presentaba prendas de ropa desde la cintura para abajo y que, en la parte superior, tenía una blusa del tipo “peto”. Otro antecedente de importancia es que las manos estaban amarradas por atrás, con las palmas hacia afuera, es decir, como si hubiera estado prisionera en manos de él o los homicidas.
Pero el hallazgo más relevante, sumado a las evidentes lesiones de arrastre por la fuerza del agua, fue una lesión de tipo perforación en el cráneo, específicamente, en la zona superior, conocida como parietal o “bóveda”, además de escoriaciones en torno a ese punto. Las observaciones a simple vista no hicieron dudar a los detectives de la BH para concluir, de inmediato, que se trataba de una lesión de tipo homicida con intervención de terceras personas.

MÉDICO LEGISTA
Las observaciones llegaron hasta allí, porque todos los detalles se esperan conocer al momento de la autopsia. De esta forma, ya avanzada la madrugada del lunes, el cadáver fue derivado al Servicio Médico Legal (SML) de Talca. Sin embargo, el examen finalmente no se realizó ayer, por disposición del fiscal titular de la investigación, Ángel Ávila, con especialidad para indagar delitos violentos contra las personas.
La idea, según confirmaron fuentes calificadas, fue aplazar este peritaje clave en 24 horas, esto es, para hoy durante la mañana. Ello por cuanto el fiscal instruyó la presencia de la médico legista del SML de Santaigo y expertao criminalista, Vivian Bustos. Se trata de una de las peritos más experimentadas a nivel nacional y que, en Talca, se ha constituido para casos de alta connotación social.
Por ello, el fiscal espera que la doctora Bustos establezca no sólo la causa de muerte, sino también una posible “dinámica” de los hechos que terminaron con el fallecimiento de la víctima. Esto por cuanto el lugar donde se ubica la lesión y el hecho de que la víctima estuvo maniatada, hacen presumir que el golpe que recibió fue de arriba hacia abajo. Es decir, que ella estaba posiblemente de rodillas y el homicida aparentemente de pie.

HABLA EL FISCAL
A todo esto se debe sumar que la misma autopsia aclarará si la joven sufrió o no algún tipo de atentado de carácter sexual, lo cual tampoco se descarta como posible motivación para el asesinato. Así para hoy se espera que la médico Bustos sea acompañada por peritos del Lacrim de la PDI de Talca, quienes realizarán fijaciones fotográficas de interés criminalístico.
Se podría sumar también el fiscal Ávila, en tanto su agenda de audiencias judiciales se lo permita, ya que durante la mañana de ayer tuvo que abandonar la primera sala del Juzgado de Garantía de Talca y ser reemplazado de urgencia por otro fiscal, para constituirse en el lugar del hallazgo, junto a los detectives de la BH que volvieron a inspecionar el sitio del suceso, esta vez, a plena luz del día.
Al respecto, ayer el fiscal fue cauteloso en cuanto a caratular la investigación, mientras no se avance en los peritajes. “La PDI está trabajando para establecer la participación de terceras personas. Sería irresponsable de mi parte hablar de mayores detalles, mientras no tengamos claridad en cuanto a la causa de la muerte. Eso lo va a determinar el informe de autopsia. También nos permitirá tomar decisiones para te que hay indicios de participación de terceros. Es un hecho serio y grave”, afirmó el persecutor penal.
Se espera para hoy la posible presencia de familiares en el SML de Talca, para recibir el cuerpo de la víctima una vez terminada la autopsia de rigor y la toma de muestras biológicas.

Hernán Espinoza

Volver