Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
En Talca, entre el 4 y el 31 de agosto

237 infracciones cursadas por exceder nuevo límite de velocidad urbana

Carabineros realizó un llamado a respetar la nueva normativa que prohíbe exceder los 50 km/h en la ciudad.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Septiembre 2018

TALCA.- El 4 de agosto pasado entró en vigencia la nueva normativa que bajó de 60 a 50 km/h la máxima velocidad permitida en zona urbana.
El mayor Jaime Valenzuela, subprefecto de los Servicios de la Prefectura de Talca, informó que según las últimas estadísticas validadas por Carabineros, entre el 4 y el 31 de agosto del presente año, se han cursado 237 infracciones al tránsito por exceso de velocidad en zona urbana en Talca.
“Yo creo que lo ideal hubiera sido que no se haya cursado ninguna infracción porque aquí hay un tema que es bien complejo en cuanto a lo que es la educación vial del conductor chileno. Esto en el sentido que hay ciertas normas de conducción que nosotros debiéramos usar tanto como usuarios de las vías en vehículo y como peatones. Pero, lamentablemente en Chile, si el asunto no está reglado por una ley, no se observa”, manifestó el subprefecto.


Con preocupación el mayor indicó que ya existen 237 infracciones al tránsito en menos de un mes, significa que la población no ha tomado conciencia con respecto al nuevo límite de velocidad dentro de la zona urbana.
Todos los controles son aleatoros indicó la autoridad, no se puede definir un solo punto de control, pero sí existen puntos críticos o vías que por diseño vial, incitan al conductor a un mayor desplazamiento: Avenida Obispo Carlos González Cruchaga, más conocida como circunvalación norte; Avenida Carlos Schorr; Alameda Bernardo O\'Higgins, 2 Norte; Avenida San Miguel, Ruta CH-115 (entre Las Rastras y San Clemente), Avenida Colín, entre las más repetidas.

 

ACCIDENTES
MENOS GRAVES
“En realidad nos centramos en el nuevo límite, pero en realidad es una norma de seguridad tanto para conductores como para peatones. La razón es simple, al disminuir en 10 km/h la velocidad de desplazamiento de un vehículo, es asegurar que si ese vehículo atropellaba a una persona, el peatón tuviera mayor chance de recuperación. Existe menor gravedad respecto a las lesiones y con mayor probabilidad de vida”, reforzó el funcionario policial.
A su juicio personal y en base a su experiencia, Chile presenta una falencia en el sentido de que hay cursos para obtener licencia profesional, pero no existe una instrucción potente para tener la primera licencia de conducir, que es la más importante.


“Para obtener licencia en España para conducir un vehículo liviano, como la clase B acá, en España se realiza un curso de seis meses, en institutos que están acreditados y están validades por el gobierno español y por el Ministerio de Transporte, precisamente para que se certifique que tú tienes todas las competencias como conductor. Pero en América Latina prácticamente eso no existe porque acá son cursos voluntarios”, señaló Valenzuela.

 

IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL
“El chileno siempre anda contra el tiempo”, dicen y en esta línea, independiente de las cifras de accidentes del tránsito, para el mayor, el respetar los límites y reglas del tránsito puede evitar una consecuencia social y económica para la víctima, pero también para su familia y por qué no decir, para el Estado.


“Una persona que sufre un accidente de tránsito puede quedar con algún tipo de invalidez, con algún tipo de licencia médica, eso significa que esa persona o deja de ir a estudiar o de ir a trabajar, donde la familia puede ver mermada sus ingresos y pueden caer hasta en pobreza. El Estado si tiene mayor cantidad de accidentes de tránsito, tiene mayor gasto respecto al tratamiento médico de la problemática de los accidentes de tránsito”, sostuvo.



“POCO CRITERIO”
En general, a nadie le agrada que un carabinero le curse una infracción, y es habitual escuchar: “el carabinero ocupó poco criterio al cursarme la infracción”, ante esto, el mayor Valenzuela aclaró que es improbable la interpretación de parte de ellos, ya que la ley es una y está tipicada.
“El carabinero lo que tiene que controlar es la norma. No pasa por el tema del funcionario en su condición de fiscalizador, sino que es por la conducta vial. Si uno observa en las calles de Talca, vemos que el promedio de desplazamiento, acorde a los horarios, está entre los 65 y los 70 km/h”, afirmó.
La autoridad también fue enfática en señalar que la ley es una sola e indica que el máximo de velocidad permitida en zona urbana es 50 km/h, independiente si la Dirección del Tránsito de la ciudad ha cumplido con actualizar las señaléticas.

 

FISCALIZACIÓN
Por último, respecto a la forma de fiscalizar por parte de Carabineros, puede ser a través de pistola radar o cuando existe una infracción que está especificada en la Ley de Tránsito, que es por “Conducción a velocidad no razonable y prudente”, donde es una apreciación del denunciante adquirida por formación técnica y profesional, donde se determina que la velocidad de desplazamiento que trae el vehículo no es segura.

 

Karin Lillo

Volver

Comentarios