Lunes, 19 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Cinco comunas han participado del levantamiento

348 personas viven en situación de calle en el Maule

Según el informe entregado por el Ministerio de Desarrollo Social, la mayoría está en la calle por problemas familiares. En la región, el 90% corresponde a hombres y el 10% a mujeres.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Septiembre 2017

TALCA.- El Ministerio de Desarrollo Social inició en agosto del 2016 la primera fase de aplicación del Registro Social Calle. Tras un año del levantamiento, se conocieron los resultados del instrumento aplicado, el que arrojó un total de 10 mil 610 casos a nivel nacional a agosto de 2017, 348 de ellos con residencia en la Región del Maule, todos ellos identificados con nombre, RUN y lugar donde habitualmente habita.

A partir de estas cifras, la Región del Maule se sitúa a nivel nacional en el noveno lugar con un 3,3%. Esta cifra fue aplicada en cinco comunas, encabezadas por Curicó 42,8%, Linares 27,9%, Talca 25,3%, Molina 3,4% y Romeral 0,6%, donde el 90% corresponde a hombres y el 10% restante a mujeres. Cabe mencionar que en el mes de septiembre se sumaron las comunas de San Javier y Parral.

Respecto a las edades, en los hombres la mayor cantidad de la población tiene entre 30 y 59 años (74,2%), mientras que las mujeres entre 30 y 44 años (52,6%).

“El objetivo es conectar a las personas en situación de calle, a través del Registro Social de Hogares, con la Red de Protección Social del Estado, permitiendo que sean un grupo prioritario para el acceso a beneficios sociales. Por eso, agradecemos el trabajo conjunto que hemos hecho con los equipos municipales e instituciones como Hogar de Cristo y Serpaj”, sostuvo el seremi de desarrollo social José Ramón Letelier.

 

Vidas de calle 

 

Sergio González 78 años :

“Llegué a la calle por problemas con mi pareja. No tengo más familia (...) Hace tres año tenía una vida normal, trabajaba como mueblista y me desempeñaba como trabajador municipal limpiando las áreas verdes en la ciudad, pero todo se acabó cuando me detectaron hipertensión y no pude volver a trabajar. Esto provocó discusiones y peleas constantes con mi conviviente la que me echó a la calle y hasta el día de hoy no supe más de ella. Hoy estoy solo, yo soy de Arica, acá no tengo a nadie, pero no me quedaré de brazos cruzados buscaré ayuda, veré la forma como postular a una casa y me iré a vivir con dos amigos que están en la misma situación que yo”.

 

 

 

Claudio Díaz 43 años:

“A los 15 años mataron a mi mamá (...) Desde ese día comenzó mi vida en la calle. No tenía más familia éramos los dos, cuando falleció mi viejita caí en una depresión crítica  lo que me llevó a consumir drogas y alcohol. Con el tiempo empecé a buscar trabajo, me desempeñé como cuidador de autos frente al hospital de Talca hasta el terremoto en el 2010. Y en la actualidad estoy trabajando como portero en un estacionamiento particular lo que me genera una platita para comprar mis útiles de aseo, ya que por las noches recibo comida y techo en un albergue”.

 

 

 

¿Qué los lleva a la calle?

Las personas en situación de calle son vulnerados en uno o más derechos, tales como salud, educación, vivienda, trabajo o justicia, que se ven enfrentados a tener que resolver sus temas de habitabilidad en lugares que no constituyen una vivienda.

Para el sociólogo Francisco Sarabia, el vivir en situación de calle contempla más allá de la carencia de un hogar :“Hoy hablamos de una persona en situación de calle porque efectivamente vive en la calle, pero esto no es solo la carencia del espacio físico (...) En la actualidad hablamos de una política pública que involucra a que las personas se sientan excluidos y vulnerables ante la sociedad”.

Dentro de los motivos que indican como las principales causas de su situación de calle, el 81% asegura haber llegado a la calle por problemas con su familia o pareja; el 6,9% por consumo problemático de alcohol y drogas; y por problemas económicos el 6,3%.

“Estas cifras reflejan la clara situación en que las personas que se encuentran en esta situación, caen en este estado por diversos sucesos en su vida familiar. Estas personas, por esencia, no llevan la exclusión social al hombro, por ende, esto es lo que provoca que caigan fácilmente en el consumo de alcohol o drogas”, explicó el sociólogo.

 

María Paz Yáñez

 

Volver

Comentarios