Sábado, 24 de Febrero de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
En la región

63 personas intoxicadas con plaguicidas durante el 2016

La autoridad sanitaria enfatizó que desde el año pasado se fiscaliza el cumplimiento estricto del Decreto Supremo N° 158, sobre Aplicación Terrestre de Plaguicidas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 27 de Diciembre 2016

TALCA.- Se inició formalmente la temporada agrícola, situación que convoca al rubro a cumplir con una serie de normas laborales y sanitarias para no poner en riesgo la integridad y salud de los trabajadores.

La Seremi de Salud informó que a la fecha hay 63 personas intoxicadas por plaguicidas en la Región del Maule. El 2014 en tanto hubo 84 casos y el 2015 56. Pamela Mejías, encargada (s) de Salud Ocupacional de la Seremi, explicó que desde el año pasado que se fiscaliza en el país el Decreto Supremo N°158, que se refiere al Reglamento sobre Condiciones para la Seguridad Sanitaria de las Personas en la Aplicación Terrestre de Plaguicidas Agrícolas.

“En este decreto se ve cómo se regula la seguridad de la aplicación terrestre de plaguicidas agrícolas, reglamento que viene desde el año pasado, en el cual se exige que se resguarde la franja de seguridad, los periodos de reentrada, de carencia, entre otros puntos. Esto era algo que no estaba regulado porque había para la aplicación aérea pero no para la terrestre. No había nada para que protegiese por ejemplo a los trabajadores de un predio colindante al que se está aplicando plaguicida”, indicó la profesional.

 

NORMA

Dentro de las exigencias que considera el decreto, está el mantener una franja de seguridad de al menos 50 metros medidos desde el borde del área de aplicación. Informar a la población del lugar y predios vecinos, mediante la distribución de volantes informativos u otro medio comprobable, de toda aplicación de plaguicidas. El propietario o encargado de las plantaciones o cultivos a tratar, será responsable de indicar la franja de seguridad y demarcar los límites de la zona de tratamiento con banderolas, conos u otros elementos, de color rojo, además de la instalación de un letrero de advertencia. Esta señalización deberá ser visible desde cualquier punto del perímetro de ésta. El letrero deberá ser resistente a las condiciones climáticas y debe indicar un símbolo  internacional de peligro; leyenda “Peligro, área tratada con plaguicidas”; nombre del producto a aplicar; fecha de la aplicación y período de reingreso.

Mejías aclaró que la norma se refiere a las condiciones de seguridad necesarias para el resguardo de la salud y la integridad física y sanitaria de las personas que ejecutan esas actividades y de aquellas que viven en los alrededores del lugar de aplicación o pueden recibir sus efectos.

“Este año llevamos 63 intoxicaciones agudas por plaguicida y por lo general tiene que ver con deriva (cuando el viento transporta el plaguicida) y por no respetar los periodos de reentrada, es decir, que cada producto químico señala el tiempo en que la persona puede reingresar al predio después de la aplicación. Y por periodo de carencia, o sea, la persona consume un producto que aún no debe ser consumido. Esas son indicaciones que están en las hojas de seguridad de cada producto químico”, indicó.

Para prevenir estos episodios, la autoridad entrega información a los trabajadores sobre una serie de leyes y decretos que los protegen y se capacita y fiscaliza a los empleadores.

Karin Lillo

 

Origen

 

Dentro de las 63 intoxicaciones por plaguicidas, la mayoría son de origen laboral, pero también hay casos accidentales no laborales, es decir, cuando la gente en su mismo campo lo aplica y no tiene los resguardos necesarios. Quienes notifican no son las empresas, sino que los centros de salud que prestan atención a las personas.  De ocurrir en una empresa, ésta queda con sumario sanitario. También existen personas que ingieren voluntariamente este tipo de producto químico, cuando intentan suicidarse.

Volver

Comentarios