Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Apoderada presentó un recurso de protección

A la justicia primer caso de asignación errónea de cupos en el Liceo Abate Molina de Talca

La denunciante acusa de discriminatoria la solución a los 72 postulantes afectados por esta falla en el Sistema de Admisición Escolar (SAE) en su primer año de funcionamiento en el Maule.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 30 de Noviembre 2018

TALCA.- Ante la Corte de Apelaciones de Talca fue presentado un recurso de protección de la apoderada Josselin Aguirre, cuya hija fue aceptada para cursar el séptimo básico en el Liceo Abate Molina (LAM) de la capital regional, pero quedó excluida antes de matricularse, porque el cupo había sido otorgado por un error de digitación de datos en el nuevo Sistema de Admisión Escolar (SAE).
La apoderada recurrió a la justicia, tal como lo había adelantado a Diario El Centro el día cuando fue notificada de lo sucedido en la Secretaría Regional Ministerial de Educación. A la fecha, el recurso se encuentra en trámite de admisibilidad.


En el documento judicial, Aguirre acusa que fueron vulnerados los derechos constitucionales de su hija, y califica la medida de sacarla de las listas de alumnos aceptados como una “discriminación arbitraria” por parte del Ministerio de Educación y el SAE.


A su vez, la recurrente detalla los pormenores del caso e indica que la forma como se resolvió el problema produjo un “daño emocional muy grande” en la niña de 12 años de edad.
Como ella, otros apoderados han manifestado intención de llevar a la justicia los casos de asignación errónea del SAE. Así lo informó la apoderada, María de los Ángeles Contreras. Su hija también está en la lista de los 72 alumnos que fueron aceptados en el LAM por el sistema debido a una falla en la tabulación del SAE.


“Lo que yo quiero es que a mi hija la admitan en el LAM, que la justicia acoja el recurso de protección; algún juez determinará si es correcto lo que hizo la Seremía de Educación o me dirán si yo estoy equivocada, y que lo que ellos hicieron está bien. De acogerla, incluso, he pensado en hacer una demanda por daño moral”, alegó Contreras.
El perjuicio psicológico para los alumnos debido a la falla del sistema es lo que más preocupa a esta denunciante. En el caso particular de su hija, después de informarse de lo sucedido, no quería volver a su actual colegio por temor a ser objetivo de burlas.
“A mí no me interesa que la persona que se equivocó al digitar los datos sea despedida a través de un sumario. No es lo que yo busco. Lo que busco es que todos los niños sean reparados, porque lo que ellos vivieron es un daño emocional que puede traer consecuencias a futuro”, señaló la progenitora.
Sandra Correa es otra apoderada dispuesta a adherirse al recurso ante la justicia. Si lo concreta, dijo, será solo para sentar un precedente, pues no cree que el sistema se retracte.

 

DESCARTAN DISCRIMINACIÓN
El seremi de Educación, Jaime Suárez, aceptó la acción de los apoderados como un derecho ciudadano. Pero, descartó que el proceder haya sido discriminatorio.
“En el tema emocional yo respeto mucho esa parte y cada uno tiene niveles de emoción distinto a los demás, pero el tema de la discriminación lo descarto de plano. Encuentro que es muy injusta esa calificación, porque no hemos discriminado a nadie. Todas las personas fueron al mismo sistema y tuvieron las mismas oportunidades”, aseguró.


Marlyn Silva

Volver

Comentarios