Sábado, 16 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Serían adolescentes los autores

Acusan apedreamientos constantes a hogar de ancianos de Fundación Las Rosas

Al lado de la residencia que acoge a adultos mayores en situación de extrema vulnerabilidad, hay un sitio eriazo donde sujetos prenden fuego a cosas, consumen drogas, alcohol y botan las panderetas que protegen al recinto

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 19 de Noviembre 2016

TALCA.- Cruel y repudiable es la acción que están cometiendo sujetos contra el Hogar de Ancianos “Madre del Buen Consejo” de Fundación Las Rosas, ubicado en la calle 18 Norte con 8 ½ Oriente B 2815, en villa Las Américas 11, quienes a cualquier hora del día lanzan piedras al recinto e incluso botan panderetas con el único objetivo de generar daño a la propiedad.

La situación ya se hace insostenible porque aparte de afectar a los residentes, 102 adultos mayores, el personal del lugar, la mayoría mujeres, sienten temor por el nivel de agresividad que están mostrando, de hecho, denuncian que hubo una violación hace una semana atrás, en el sitio eriazo que colinda con el lugar, donde fue víctima una joven, ultraje que por lo demás fue  cometido al mediodía.

Claudia Sánchez, subdirectora del hogar, manifestó su preocupación por la compleja situación que viven a diario. “Desde el año pasado que empezó esto. Primero nos botaban una pandereta, nosotros la reponíamos y así sucesivamente. Aquí hay gente que viene a consumir drogas y a beber alcohol. El problema más grave fue cuando ingresaron a robar en junio de este año, pero más fue el daño que hicieron porque no hay nada de valor acá. Las funcionarias vieron a un menor  que estaba en la cocina y otro estaba afuera. Vinieron los carabineros pero los tipos arrancaron. Después de eso fue más constante el ataque”, indicó la subdirectora.

Gracias al apoyo del municipio, podían reponer el muro conforme era botado. Además lo reforzaron con fierros, les donaron tres perros guardianes con su respectivo canil y un vigilante  que se preocupa de proteger el recinto durante las noches. Pero los problemas continúan.

 

“UN BALÍN”

Cada pandereta cuesta 35 mil pesos; las ventanas que utiliza el lugar son termopanel, con doble cristal y reponer cada uno sale 180 mil pesos; han recibido amenazas que van a envenenar a los perros, entre un sinfín de problemas que son atribuibles a adolescentes que no tienen criterio y conciencia del daño que están generando a sus propios ancianos, quienes residen ahí porque en sus familias no pueden atenderlos o simplemente no tienen quién los cuide por padecer demencia senil, Alzheimer o porque son postrados.

“Nos han tirado piedras muy grandes y en uno de los vidrios creemos que se trató de un balín, por el tamaño y la fuerza con que traspasaron la ventana. Imagínate le llega uno a uno de nuestros abuelos. Gracias a Dios no ha pasado nada ahora, pero si una persona tiene buena puntería y rompe los vidrios puede dañar a alguien. También tenemos un cerco eléctrico y no vaya a salir alguien herido”, se pregunta Claudia Sánchez.

 

 

Carabineros

El mayor Patricio Faunes, comisario de la Cuarta Comisaría de Talca, explicó que las rondas preventivas se realizan en el sector, pero que cuando hay menores de edad involucrados en actos de este tipo, es responsabilidad también de los padres prevenir esto.

“Estamos imbuidos en un sector donde se ven apedreamientos a ese tipo de lugares, a la locomoción colectiva, etc. Si bien Carabineros de Chile hace su trabajo, la sociedad también tiene que hacer su trabajo, en este caso las familias de estos menores de edad y el resto de las  entidades públicas. Esto no pasa por poner Carabineros en todas las esquinas y todas las calles, esto es un tema de conciencia país”.

Volver

Comentarios