Lunes, 19 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Monseñor Horacio Valenzuela, obispo de la diócesis de Talca:

“Al mundo le hace falta recordar valores de Dios”

Durante la eucaristía del Domingo de Ramos condenó los sucesos de violencia en el mundo y pidió por los inmigrantes

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Abril 2017

TALCA.- La entrada triunfal de Jesús de Nazaret a la ciudad de Jerusalén, fue rememorada por la diócesis de Talca durante este Domingo de Ramos. Monseñor Horacio Valenzuela, en su jerarquía de obispo, presidió los actos litúrgicos y pidió recordar los valores de Dios ante tanta maldad que sufre el mundo en la actualidad.

Los ramos de palma y olivo se balanceaban en las manos de los fieles que asistieron a la Plaza de Armas, durante la pequeña eucaristía que sirvió de antesala a la procesión hacia la Catedral. En el recorrido, los fieles simularon el trayecto hacia la ciudad Santa, elevaron oraciones y exclamaron al unísono “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”.

A las 12.15 horas, monseñor ofició la sagrada misa y pidió “vivir la vida como la vivió Jesús. Le pedimos a  Dios que nos reencuentre con su Pasión, Muerte y Resurrección. En este tiempo de perdón, debemos pedir por todos los desfavorecidos que sufren ante el cruel demonio de la violencia y la codicia”.

Durante la homilía recordó sucesos violentos como el atentado con gas sarín que produjo la muerte de 80 personas en Siria; el desplazamiento de más de 60 millones de ciudadanos en el mundo; el conflicto armado en la República Democrática del Congo y la inestabilidad política, económica y social de Venezuela. Pidió por la paz y el entendimiento en estos países.

“Al mundo le hace falta recordar los valores de Dios. Los acontecimientos que están pasando es un enorme crecimiento de la falta del sentido de vivir. Mucha gente prefiere el poder que la humildad. Estas son las circunstancias de servir a dioses como violencia, hedonismo y dinero que han generado un planeta destruido y con una economía mundial en colapso por el cambio climático. Cuando una persona no tiene el valor que Cristo le ha dado, tarde o temprano tendrá una desgracia”, exclamó.

Ante ello, aseguró que la solución es retomar los valores que representaban en el mundo. Amar a Dios y tenerlo en el corazón y hacer lo posible para que los demás vivan y no les falte nada. “Al mundo les hace falta una inyección de vida nueva detrás del amor de Dios”, recalcó.

 

RENCUENTRO

CON LA IGLESIA

Por otra parte, el obispo pidió por el reencuentro de las personas con la Iglesia Católica. Considera que el alejamiento de personas con la religión, se debe al desprendimiento de los valores facultados en el hogar y por tanto los desvía de la misión de Dios en sus vidas. Opinó que tanto los católicos deben redoblar los esfuerzos en proclamar la palabra y las enseñanzas de Jesús.

“Hoy pido por mi familia, por mi país y por quienes están siendo víctimas de la opresión. Mis oraciones las elevo por un mundo donde se privilegie la paz y el entendimiento por encima del conflicto”, declaró Camila Contreras, ciudadana de la comuna de Talca al momento de culminar la misa en la Catedral.

“Rezo por la paz mundial. Que nos reconozcamos como hermanos de una misma tierra. Tenemos que evitar el pecado y recordar Jesús asumió el pecado del mundo por nuestra liberación”, añadió José Valenzuela, habitante de la capital del Maule.

El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa y el preludio del desenlace en la cruz del Hijo de Dios. Se trata de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, donde lo esperaba una gran multitud que había estado presente en sus milagros o que habían escuchados sus parábolas. Para los católicos, es un momento de redención y reflexión, donde se reconocen los pecados y se renueva la fe.

 

Daniel Pérez Terán

Volver

Comentarios