Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Tras crimen por pelea de hinchas en la comunidad

Alarmada Población Manso de Velasco se encerró por miedo a disturbios entre barras

Los negocios prefirieron cerrar sus puertas a las 13.00 horas. En el caso de la Escuela Lorenzo Varoli Gherardi, despacharon a sus alumnos dos horas antes de su salida habitual por miedo a enfrentamientos.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Octubre 2018

TALCA.- Un alarmante asesinato en la placilla de la Población Manso de Velasco de Talca, dejó conmocionada a toda la comunidad, quienes aseguran haber pasado la madrugada del martes asustados ante fuegos artificiales y un multitudinario encuentro de hinchas de Colo-Colo, club del que la fatal víctima, Rubén Barros, era barrista y lo que le costó la vida tras una pelea con un menor de 15 años fanático de Rangers de Talca.


El hecho que relatan es que la situación se intensificó tras una rencilla deportiva debido a que los fanáticos de Colo-Colo habrían pintado algunos postes de la población con sus leyendas. No obstante, los habitantes de esta comunidad, quienes por su seguridad prefirieron preservar su identidad, ven esta situación con incomodidad, ya que la población no tiene ningún distingo deportivo.

 

RETIRAN ALUMNOS
Tras un recorrido por las calles de la comunidad, se pudo conversar con quienes hacen vida en la población. En primera instancia, en la Escuela Lorenzo Varoli Gherardi hubo que adoptar medidas especiales, como despachar a sus alumnos a las 13.00 horas, esto, a modo de preservar la seguridad de cada uno de los niños, pues luego de las 15.00 horas iniciaría el cortejo fúnebre de Rubén Barros que partió de la Población Manso de Velasco.
Si en algo coincidieron los docentes, es que esta situación es nueva para ellos, debido a que más allá de la inseguridad que pueda existir allí, nunca se habían registrado hechos de violencia por rencillas entre hinchas.


“CON MIEDO”
Los negocios que se ubican en la calle 5 Sur, trabajaron un tanto incomodos, pues debieron estar atentos ante lo que se pudiera ocasionar por la salida del cortejo fúnebre notablemente teñida por el blanquinegro del club de fútbol. Lo que contaban los clientes que a los locales llegaban es que “vendrían barras bravas de Colo-Colo de Santiago y pudieran ocasionar disturbios, por el descontento que dejó el homicidio de Rubén”.


“La gente tiene miedo porque van a venir barras bravas y hacen destrozos, son gente decidida. Hay miedo, entre profesores, vecinos, incluso yo la madrugada del martes tuve que tomarme una pastillita para poder dormir, porque hubo muchos fuegos artificiales y el miedo es que pudieron haber andado con armas”, reveló uno de los propietarios de un negocio ubicado en la zona.
La sensación que deja este tipo de situaciones es algo que los vecinos ven con tristeza. “¿El nombre de la población como queda?, nos afecta, quedamos mal”.
Pese a que el cierre de locales debió ser solo por horas y mientras se desarrolló la despedida de este joven barrista, lamentaron las situaciones de violencia que empañaron el desarrollo normal de actividades en la Población.


“Con esta situación la gente no sale, se esconde, pues les da miedo, hablan de barras locas y esas cosas. Eso es algo que se ve en Santiago que cuando hay un entierro de uno de sus hinchas que suelen disparar como si nada, así que la cosa está heavy”, destacó el dueño de negocio.

 

ÚLTIMO ADIÓS
Horas más tarde, se desarrolló la caravana y actos fúnebres para el joven de 33 años, quien entre cánticos entonados por quienes en vida fueron sus compañeros de barra y sus allegados, fue despedido de manera tranquila y contrario a lo que se pensó, sin disturbios.

Anaís Duque

Volver

Comentarios