Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
En lago Vichuquén:

Alta preocupación por excesiva evacuación de aguas en laguna de Llico

Alcalde Roberto Rivera dijo que se abrió clandestinamente la barra de la laguna, pero la autoridad que debe determinarlo, el intendente, no ha instruido el cierre, generando una excesiva evacuación de aguas, y en paralelo, un alto ingreso de agua salada desde el mar.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 21 de Octubre 2017

VICHUQUÉN.- Complicados se encuentran los vecinos de Llico, especialmente algunos que poseen sus domicilios a orillas de la laguna que desemboca a escasos metros en el mar. La complejidad se produce porque la semana pasada, en forma clandestina, se abrió la “barra” que cumple el objetivo de permitir la evacuación de aguas hacia el océano, la que no ha sido cerrada como corresponde, generando una situación de riesgo para el entorno.

La barra de arena, cada ciertos episodios, cuando existe un incremento de aguas en la laguna y lago Vichuquén, por ejemplo por lluvias, es abierta para permitir la salida de estas, sin embargo, en determinadas cotas este “tapón” debe cerrarse para evitar una evacuación mayor a la necesaria, según explicó el alcalde de Vichuquén Roberto Rivera, añadiendo que para esto hay establecido un protocolo el que no se ha activado.

 

APERTURA CON PALAS

En esta oportunidad, el día jueves 12 de octubre por la noche, desconocidos procedieron a abrir, con palas y de manera clandestina, la desembocadura de la laguna Llico, presuntamente a causa de un exceso de agua lo que estaba produciendo algunas inundaciones de viviendas, estableciéndose que los niveles se encontraba sobre la medida en la que se debe abrir la barra, que es de 1,95 centímetros. 

“Esta apertura y escurrimiento hacia el mar produjo una baja significativa de agua; teníamos una cota de 2,32 al momento de la apertura no autorizada, y desde ese momento no se ha dado curso al cierre, considerando que la autoridad respectiva, es decir Intendencia, no ha decretado el cierre”, dijo el alcalde, precisando que el protocolo de manejo de aguas, establece al        Intendente como la autoridad que debe instruir esta determinación.

 

MÁS BAJO QUE EL MAR

Sostuvo que esperábamos un pronunciamiento rápido del intendente, que no se ha producido, por lo que “hemos tomado la iniciativa de solicitar a la Dirección de Obras Portuarias la autorización para nosotros ejecutar el cierre con maquinaria pesada; estamos a la espera se nos dé la autorización por escrito, teniendo presente que el protocolo establece una cota mínima de cierre de 1,45 y el lago ahora ya va en 1,30, es decir estamos muy bajos, incluso más bajo que el nivel del mar”, afirmó.

La no colocación de este “tapón” natural de arena produce dos efectos inmediatos: una excesiva evacuación de aguas, y por otro, un ingreso mayor de agua salada desde el mar, agregando salinidad en exceso a la laguna y al lago, con el riesgo de elevación de temperaturas de las aguas, y que la evaporación de la temporada estival aumente el riesgo de contaminación y el riesgo de un nuevo “Bloom de algas”, dañando la flora y fauna del entorno.

DAÑOS INCALCULABLES

En tanto la consejera regional Isabel Margarita Garcés precisó que ha planteado el tema al intendente Pablo Meza, sin embargo “ha hecho caso omiso a la gravedad del problema, porque este es un problema, que puede fácilmente salirse de las manos si consideramos una eventual contaminación, y los efectos que ello pudiera generar en la laguna y en el lago, si es que no se toman las medidas a la brevedad”.

Desde el municipio de Vichuquén en la tarde de ayer se indicó que es efectivo que el nivel máximo de agua alcanzó los patios de algunas viviendas de la localidad de Llico, “pero de mantenerse abierta la      desembocadura podría provocar daños incalculables al ecosistema, al turismo y a la economía de Vichuquén en general”, se puntualizó.

 

Mauricio Poblete

Volver

Comentarios