Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Colegio San Sebastián de Pelarco

Apoderados se enteran que su colegio se va de la comuna a días del comienzo de clases

Dicen haber advertido por casualidad el lunes pasado que estaban sacando el mobiliario en camiones. Problema tiene su origen en disputa legal entre sostenedora y dueño del establecimiento.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 21 de Febrero 2018

TALCA.- A dos semanas del comienzo de clases los apoderados del colegio particular subvencionado San Sebastián de Pelarco vieron abruptamente interrumpidos los preparativos que ya comenzaban para el inicio de este año escolar.
De acuerdo a sus versiones, el día lunes en la tarde algunos de ellos observaron que personas estaban cargando los muebles del colegio en camiones. Pronto se corrió la voz, y la alarma.
“Nadie nos avisó, solamente porque vimos movimiento en el colegio y con eso vinimos a preguntar y nos enteramos que el colegio estaba vacío. Habían sacado hasta las pizarras”, cuenta la presidenta del Centro de Padres, Binka Loyola.
Fue entonces también cuando se enteraron que la sostenedora había ordenado la acción, y que se estaba llevando los muebles a otra ubicación, en Talca.
Como antecedente, se supo que había una disputa judicial entre la sostenedora del establecimiento, Gloria Rojas, y el dueño del inmueble y el terreno, Pedro Walcher.
El día de ayer llegaron hasta el establecimiento la sostenedora, el dueño del inmueble y sus respectivos abogados; un representación del Ministerio de Educación; los apoderados, y el alcalde de Pelarco, Bernardo Vásquez, quien dijo que realizó la convocatoria con el fin de que los apoderados pudieran tener más claridad sobre un tema que hasta el momento era muy confuso.

 

CONFLICTO LEGAL
Pedro Walcher afirma que desde el año 2011 le arrienda el establecimiento a Gloria Rojas. Deudas que esta mantendría con él hicieron que la demandara ante la justicia.
“En base a eso ella tomó la decisión de retirarse de acá. Porque hubo un dictamen del Juzgado de Letras en que se reconoce la deuda que mantiene con nosotros”, afirmó Walcher.
Por su parte Gloria Rojas, aunque habló con los apoderados en la reunión de ayer, declinó posteriormente dar declaraciones a la prensa. Su abogada, María Pía Eterovic, confirmó que la acción se realizó por “una demanda que el dueño del establecimiento hizo. Que se le está demandando por arriendos impagos”.


En comunicación directa con los apoderados Rojas precisó que más que decisión libre, fue obligada a irse producto de una orden de desalojo en su contra de la que tomó conocimiento este mes.
Explicó además que de acuerdo a sus cálculos no esperaba que la orden judicial se emitiera antes de fin de año, razón por la cual no tenía contemplado irse tan pronto de ese lugar, y por lo mismo no informó antes a los apoderados.
Agregó que nunca fue la intención dejar a los niños sin colegio, razón por la cual arrendó en Talca, ya que no pudo hacerlo en Pelarco.
En una carta que leyó su abogada dio cuenta de que Pedro Walcher se desempeñó un período como administrador del colegio, y que desde ese cargo habría hecho mal uso de recursos, lo cual sería el origen del conflicto actual.
Además, defendió su derecho como sostenedora de llevarse algunos elementos que, según los apoderados, fueron comprados con dineros del Centro de Padres, como mobiliario y cortinas.

 

PREOCUPACIÓN DE APODERADOS
La dura reacción de los apoderados a las explicaciones entregadas por la sostenedora y su abogada fueron muy distintas a las que suscitaron las palabras del abogado del dueño del establecimiento, quien expresó que de parte de su representado había intención de diálogo, lo que no se dio en la otra parte. Sin embargo, desde el Centro de Padres la postura fue neutra.
“A nosotros como apoderados lo que nos interesa es el bienestar de los alumnos. Yo sinceramente no puedo apoyar ninguna de las dos partes”, dijo Binka Loyola, agregando que por lo mismo se presentó un recurso de protección “por el derecho a la educación de los niños”.
La representante de los apoderados dijo también que hay mucha preocupación entre ellos, ya que varios son de sectores rurales, por lo que si ya les costaba llegar a este establecimiento, era prácticamente imposible que pudieran trasladarse a Talca.
También dio cuenta de la molestia generalizada producto de que ya muchos habían comprado los uniformes y la lista de útiles escolares.
Terminada la reunión los apoderados hicieron fila para que se les entregara la documentación legal de sus hijos que estaba en poder del colegio.

 

“ALGO MUY ANORMAL”
Durante la reunión, la representante del Ministerio de Educación les dio a conocer a los padres que ante esta situación tenían la opción de trasladarse al nuevo establecimiento en Talca, o solicitar matrícula en otros establecimientos de la comuna de Pelarco; aunque -indicó- originalmente la idea de la reunión era mediar para “ver si es factible que los niños estén en marzo aquí en clases”.
Llamó además a los padres a realizar tan pronto como sea posible a hacer una denuncia ante la Superintendencia de Educación para activar los mecanismos que corresponden cuando “los apoderados sienten que se están vulnerando sus derechos”.


Finalmente, indicó que desde el punto de vista de la normativa del Ministerio “esto es totalmente anormal. No es lo correcto, no debería haber sido”.
En cuanto a la matrícula, el edil Bernardo Vásquez explicó a diario El Centro que de las cinco escuelas municipales de la comuna hay cuatro que cuentan con matrícula. Reconoció además que hay limitaciones, por lo que “será solamente a las personas que necesitan”.
Ofreció también locomoción para los niños y entrega de uniformes escolares.
Finalmente, en esta situación también apuntó a la Superintendencia de Educación: “Dónde estaba para fiscalizar justamente estos colegios, donde efectivamente la calidad educacional puede ser muy buena, pero hay problemas de dinero entre el sostenedor y los arrendatarios, y lamentablemente los únicos que ‘pagan el pato\' son personas de escasos recursos”.

Daniela Bueno

Volver

Comentarios